¿Cómo reconocer a un gran profesor o profesora?

En la editorial somos conscientes de que el futuro está en las próximas generaciones. Por eso estamos siempre atentos a la labor y necesidades de niños, niñas y docentes. En nuestra editorial son varios los cuentos infantiles que encontrarás escritos por profesores o profesoras. No es casualidad.

Los profesores y profesoras al estar en contacto con los niños y niñas detectan sus necesidades, inquietudes y saben cómo hacer que una idea funcione traspasando el filtro de los más pequeños y pequeñas.

Los niños y niñas tienen claro que si algo no les gusta no pierden el tiempo prestando atención, van buscando lo siguiente que los atrape. Ahora todos y todas estamos saturados de estímulos, esta saturación está causando estragos entre los más pequeños y captar su atención es más complicado de lo que ha sido nunca.

La labor de los docentes es tan importante como la de cualquier familiar cercano a nuestros hijos e hijas. Muchos y muchas docentes son plenamente conscientes y desarrollan unas labores admirables.

Rebuscando en el baúl de la memoria recordé un precioso cuento que resume la enorme labor del maestro y la maestra, con una emotividad tan sincera que me llegó hasta la médula.

Quiero agradecer su enorme labor a todos lo profesores y profesoras de este mundo por centrar sus esfuerzos en el futuro: los niños y niñas. Vuestro trabajo y dedicación está creando futuro.

Os dejo el cuento del que os hablé para que podáis compartirlo.

Cuento de La maestra Tomasa y Pedrito:

El primer día de clase que Doña Tomasa se enfrentó a sus alumnos de quinto grado, les dijo que ella trataba a todos los alumnos por igual y que ninguno era su favorito. En la primera fila sentado estaba Pedrito, un niño antisocial, con una actitud intolerable, que siempre andaba sucio y todo despeinado. El año anterior, Doña Tomasa había tenido a Pedrito en una de sus clases. Doña Tomasa veía a Pedrito como un niño muy antipático. A ella siempre le daba mucho gusto poder marcar con lápiz rojo todo el trabajo que Pedrito entregaba, con una «F». 

En la escuela donde Doña Tomasa enseñaba se requería revisar el archivo de historia de cada alumno y el de Pedrito fue el último que ella revisó. Cuando ella empezó a leer el archivo de Pedrito, se encontró con varias sorpresas. La maestra de Pedrito de primer grado había escrito: «Pedrito es un niño muy brillante y muy amigable, siempre tiene una sonrisa en sus labios». Él hace su trabajo a tiempo y tiene muy buenos modales. “Es un placer tenerlo en mi clase».

La maestra de segundo grado: «Pedrito es un alumno ejemplar, muy popular con sus compañeros, pero últimamente muestra tristeza porque su mamá padece de una enfermedad incurable».

La maestra de tercer grado: «La muerte de su mamá ha sido muy difícil para él» Pedrito trata de hacer lo mejor que puede, pero sin interés”. Tampoco el papá demuestra ningún interés en la educación de Pedrito. “Si no se toman pasos serios, esto va a afectar la vida de Pedrito». 

La maestra del cuarto grado: «Pedrito no demuestra interés en la clase”.

Después de leer todo esto, Doña Tomasa sintió vergüenza por haber juzgado a Pedrito sin saber las razones de su actitud. Se sintió peor cuando todos sus alumnos le entregaron regalos de Navidad envueltos en fino papel, con excepción del regalo de Pedrito, que estaba envuelto con un cartón de la tienda. 

Doña Tomasa abrió todos los regalos y cuando abrió el de Pedrito, todos los alumnos se rieron al ver lo que se encontraba dentro. En el cartón había una botella con un cuarto de perfume y un brazalete al que le faltaban algunas de las piedras preciosas. Para suprimir las risas de sus alumnos, ella se puso inmediatamente aquel brazalete y se puso un poco del perfume en cada muñeca.

Ese día Pedrito se quedó después de clases y le dijo a la maestra: «Doña Tomasa, hoy usted huele como mi mamá”. Después que todos se marcharon, Doña Tomasa se quedó llorando por una hora.

Desde ese día ella cambió su método. En vez de enseñar solo lectura, escritura y aritmética, escogió enseñar a los niños. Doña Tomasa empezó a ponerle más atención a Pedrito. Ella notaba que mientras más ánimos le daba a Pedrito, con más entusiasmo reaccionaba él. Al final del año, Pedrito se convirtió en él más aplicado de la clase, y a pesar de que Doña Tomasa había dicho el primer día de clase que todos los  alumnos iban a ser tratados por igual, Pedrito era su preferido.

Pasaron seis años y Doña Tomasa recibió una nota de Pedrito, la cual decía que se había graduado de la secundaria y que había terminado en tercer lugar. También le decía que ella era la mejor maestra que él había tenido.

De ahí pasaron tres años cuando Doña Tomasa volvió a recibir noticias de Pedrito. Esta vez, él le escribió que se le había hecho muy difícil pero que muy pronto se graduaría de la universidad con honores, y le aseguro a Doña Tomasa que todavía ella seguía siendo la mejor maestra que había tenido en su vida. 

Pasaron tres años más cuando Doña Tomasa vuelve a saber de Pedrito. En esta carta él le explicaba que había adquirido su título y que había decidido seguir su educación. En esta carta Pedrito también le recordaba que ella era la mejor maestra que había tenido en su vida.

Esta vez la carta estaba firmada con «Dr. Pedro Altamira». Bueno, la historia no termina ahí.

En la primavera, Doña Tomasa volvió a recibir una carta de Pedrito donde le explicaba que había conocido a una muchacha con la cual se iba a casar y quería saber si Doña Tomasa podría asistir a la boda y tomar el lugar reservado usualmente para los padres del novio. También le explicaba que su papá había fallecido varios años atrás. Claro que Doña Tomasa acepto con mucha alegría, ¿y saben qué hizo? El día de la boda, ella se puso aquel brazalete sin brillantes que Pedrito le había regalado y también el perfume que la mamá de Pedrito usaba.

Cuando se encontraron, se abrazaron muy fuerte y el Dr. Altamira le dijo en el oído muy bajito: “Doña Tomasa, gracias por haber creído en mí”. “Gracias por haberme hecho sentir que yo era importante y que podía salir adelante con éxito”. Doña Tomasa, con lágrimas en los ojos, le respondió: «Pedro, estás equivocado. Tu fuiste el que me enseño que yo podía hacer algo especial, solo con interesarme genuinamente. “¡Yo no sabía enseñar hasta que te conocí a ti!».

 

Esta gran labor es la que realizan a diario los profesores y profesoras con nuestros hijos e hijas, y sus huellas perdurarán toda la vida. Yo aún recuerdo a D. Armando, me dio clases en cuarto de EGB, y fue el primer profesor que creyó en mí más allá de los exámenes.

 

Elogios al agua de Manuel Haro Campos

En esta ocasión nos trae al blog cumplir el objetivo con el que se formó esta editorial: dar a conocer el talento de los escritores y escritoras para enriquecer este mundo.

Vamos a compartir un relato inédito de uno de nuestros autores publicados. Queremos agradecer a Manuel Haro el material cedido para compartir con todos los lectores.

Elogio al agua

Tu nombre natural es agua, el H2O, especifica tu ADN; de genes y cromosomas careces. Infinidad de apellidos tienes, entre otros: Agua del avellano, agua de rosas, agua de azahar, agua de azucenas, agua de coco, agua de perfume, agua de licores, en piedras preciosas eres la dama (agua marina). En lo divino eres bendita y en el santoral la más alta: Agua de las Angustias, Agua Bella, Agua de las Nieves, Agua Santa.

Viniendo de tan alta estirpe, humilde en aprecio eres; socorres las adversidades; apagas la sed, el fuego y el llanto. Aunque seas quisquillosa al tacto, tu recuerdo queda mojado.

Con el calor eres valiente, pero si llega el exceso, estando libre, sin tener alas, te vas volando; o si encarcelada, estallas o revientas. Admisible con el frío, pero si es intenso no te abrigas para no pasarlo, le haces cara, te disfrazas y transformas.

No eres exigente en el trato, tu consistencia se adapta a todas las circunstancias.

Agua, estando mansa y siendo pura eres divina, insípida, incolora e inodora; en grandes masas tus virtudes cambias, verdosa o azulada te pones. Cuando andas con malas compañías, impetuosa eres; intervienes en entoleras, tempestades, tormentas, vendavales, huracanes, aluviones, maretazos, remolinos, tornados, marejadas, tifones, maremotos y hasta con terremotos ligas. Terminas destrozada, rendida y pobre. No te metas en malas faenas, que avergonzada y asquerosa quedas. Tú a tus trabajos nobles, blanquear las sierras, regar los campos, bañar los mares; y si te quedan fuerzas, baja rápido por las canaletas y empújale al rodezno con brío, para que el molino ande y muela trigo, que pan no falte.

En estado líquido, de las tres cuartas partes del globo terráqueo eres el alma, si a ello se suma los estados sólido y gaseoso eres la más grande; en todos los sitios te hallas. Tan poco valor como te dan, sin ti el mundo no seria nada.

Agua que según tus componentes, pobre o rica eres; agua que aplaca la sed y despierta el ánimo, agua qué, en compañía de la medicina a la salud aúpa, agua que ríe, agua que llora, agua que gime, agua muda, agua sorda, agua que canta, agua lisa, agua risada, agua dura, agua blanda, agua fría, agua tibia, agua caliente, agua fina, agua gorda, agua firme, agua falsa, agua de lluvia, agua de nieve, agua helada, agua arriba, agua abajo, agua negra, agua blanca, agua brava, agua mansa, agua dulce, agua amarga, agua turbia, agua clara, agua menor, agua mayor, agua seca, agua mojada, agua de placer, agua borrajas, agua que crece, agua que mengua, agua escondida, agua hallada, agua que mana, agua que afluye, agua filtrada, agua chorreada, agua que corre, agua que anda, agua parada, agua que duerme, agua despierta, agua viva, agua muerta, agua de salud, de remedio, de lágrimas. Agua, que a todos los reinos da vida.

En Granada todo es posible, hasta el agua que de del cielo cae y los veneros paren, que al pasar por sus estados, sólido, líquido y gaseoso; se transforma en gracia.

Las nubes que del firmamento cuelgan, preñadas de agua se opacan, borrando ante el Sol, la faz de la tierra.

En la sierra como nieve duerme, en hielo se funde, en carámbanos adorna, escarcha se borda, en borreguiles, chortales y humedales se macera, y en rocío despierta con la aurora.

Líquido que alegra el alma, cuando de las entrañas de la tierra a borbotones salta; se juntan los afluentes vecinos, y animados todos se marchan; por cascadas, chorreras y saltos se descuelgan; y por los arroyos, barrancos, torrentes, ramblas y ríos andan; las presas y remansos los pies les paran.

Agua, que por los surtidores alegres salta, al caer por las fuentes baila, por las cunetas anda, por los chorros despavorida corre, por las acequias tranquila pasa, por las estrecheces se angosta, por los azarbes se ensancha, por los canales y regueras se va, se vierte en azacayas y por los desagües se marcha. Los cangilones de las norias, en pesillo la alzan, los acueductos con su experiencia en volandas la pasa; y por último, las canaletas, en rebalaje, al cárcavo la bajan.

Se almacena en la atmósfera, en el mar, en lagos, lagunas, pantanos, balsas, azudes, albercas, cauchiles, vados y en aljibes y pozos descansa. También en cántaros, que montados en el borriquete de las aguaderas, a la sombra fresca la guardan, así como en pipotes, como en Granada se llaman.

Soy agua, que sin tener vida propia, el cielo me alumbra, y la tierra me añora.

«Ni fea ni guapa soy, la naturaleza así me hace, y contenta estoy.»

 

Con esta profunda reflexión sobre un sencillo elemento y su abrumadora presencia en todo lo que nos rodea y constituye os dejamos. Si queréis conocer al autor de este relato os recomendamos  leer sus obras:

Para pedir Granada en pipirrana de Manuel Haro pincha en la imagen

Para pedir el Quijote de mi abuelo de Manuel Haro pincha en la imagen.

Realmentes solo se puede conocer el universo mágico que cada autor o autora aporta a este mundo leyendo su obra.

El tiempo escribe se presenta a través de su autora: Marga Sabando

El tiempo escribe es la primera novela publicada de la autora Marga Sabando y es un verdadero lujo poder incluir esta novela en el catálogo de la editorial Apublicar.

El tiempo escribe contiene una trama con dos voces narradoras, dos historias perfectamente enlazadas y un amplio abanico de personajes. La protagonista Francisca nos muestra de cerca la situación de la mujer, la homosexualidad, los sindicatos… y otros temas tabús, ocultos durante el régimen franquista. La vista de Francisca llega incluso a la emigración de españoles dentro y fuera de las fronteras, recorriendo la situación desde las aldeas agrícolas a las grandes ciudades.

Cuando recibí el manuscrito en la editorial me decidí a incluir la novela en el catálogo por varios motivos, pero ahora me centraré en uno: esta obra me hizo consciente del coste humano de muchos de los privilegios de los que ahora disfrutamos. Se trata de una obra comprometida, madura, con una trama perfectamente trazada para caminar por el sendero de la memoria histórica y personal.

Conocer a Marga es una experiencia diferente y la mejor forma de mostrarlo es compartir esta entrevista. Su particular visión de la realidad se muestra sin tomar partido, algo poco habitual.

Preguntas de la entrevista:

Marga, lo primero que llama la atención es tu seguridad al firmar con un nombre que no es exactamente el tuyo ¿Qué te llevó a firmar la obra como Marga  Sabando?

R: Solo he omitido parte del primer apellido, es compuesto. Pensé que sería más fácil de recordar  Marga Sabando,  que Marga  López de Sabando. El nombre  es el mío.Sabando pertenece a la provincia de Álava. Me contó la familia que un antepasado apellidado López, vivía en el pueblo, donó parte de sus bienes a la causa Carlista y en compensación agregaron el nombre del pueblo al apellido.

Recuerdo que cuando nos conocimos me pareciste una persona muy interesante por uno de tus comentarios: “lo más importante de un escritor es que haya leído mucho”.  ¿Por qué piensas esto?

R: Cuando la lectura de un libro me  interesa o asombra, lo leo despacio, me fijo en sus frases, en sus metáforas. Recrearse en las obras de algunos escritores y escritoras es una delicia y de ellas se puede aprender mucho. Si  describen el viento sientes que te acaricia la cara, si describen un misterio lo insinúan y siembran la semilla de la curiosidad.

La novela tiene sus normas. Es necesario presentar unos personajes, desarrollar una trama y buscar un desenlace. Da igual que  sea romántica o de acción, esos parámetros las cumplen todas. ¿Qué mejor enseñanza que leerlas?

Esta es tu primera novela y no ha sido precisamente una obra ligera con la que comenzar una carrera literaria. El tiempo escribe es una obra con dos historias, dos voces narradoras con diferentes tiempos y dos realidades que vas construyendo como las piezas de un rompecabezas. ¿Te llevó mucho tiempo escribir esta compleja trama  y abundancia de personajes?

R. Tardé aproximadamente un año. Empecé con una idea sencilla y según iba escribiendo se hacía compleja. Soy una escritora novel y desconozco cuál es el tiempo óptimo para escribir una novela. Creo que depende de si es corta o lo contrario, si necesita documentarse o no,  pero la calidad no depende de lo que se tarde.  La escritura es arte  y el arte y el tiempo no son buenos compañeros, hay días que los dedos teclean con facilidad,  otros  resulta  imposible.

¿Qué es lo que más te gusta de la novela: El tiempo escribe?

R. Me divertí escribiendo. No aburre y atrapa, tiene eso que solemos decir los lectores “no me la vayas a contar que estoy en lo más interesante”. Cuando vi el libro en mis manos me emocioné. Pensé, este puede ser el primero de otros. Las sensaciones eran tan fuertes, que sentí rejuvenecer mi mente. Ya no tengo edad para predecir mi futuro pero si puedo dejar constancia  de pertenecer, aunque sea con una valoración insignificante, a ese gremio de escritoras y escritores. Para mí es todo un honor.

¿Te sientes identificada con alguno de tus personajes?

R. Los personajes son inventados, aunque todos llevan parte de mí. Intenté que fuesen reales, sinceros y según les daba  protagonismo, reconocía en ellos a las personas con las que me cruzo y con las que me crucé, a las que viven en los pueblos y a las que viven en la ciudad. Da igual que estén en un país u otro, las emociones son las mismas para todos.

Sé que has viajado mucho y has vivido con intensidad la vida. ¿Te has basado en tus experiencias personales para escribir  El tiempo escribe?

R. He vivido en distintas partes de España y algunas salen en el libro. Reconozco que los personajes de la novela  son viajeros, aventureros y yo diría que inquietos. Aunque he estado en algunos países, me encontré sin darme cuenta, con mis personajes,  en uno que no conocía y tuve que documentarme. Reconozco que es más fácil escribir sobre situaciones conocidas, pero la imaginación no tiene puertas y cuando se escribe es difícil controlarla, a mí me ha sucedido.

Por último. ¿Qué le dirías al lector?

R. No soy yo, sino el lector, el que tiene que juzgarla, por eso le diría: si conoces a alguien que la haya leído pregúntale. Esa sería una reflexión creíble.

La mejor forma de cerrar esta entrevista será precisamente con la recomendación de una lectora:

«Conocer a Marga no deja indiferente, pero leer su obra es una experiencia que me enriqueció. Con El tiempo escribe he vivido emociones y situaciones que me han hecho ser consciente de la importancia del paso del tiempo y de la experiencia de vivir. Ahora la sensación de que todos y todas estamos unidos es real porque la experiencia de Francisca está en mis sensaciones y recuerdos.»

Nos encantaría que nos des tu recomendación de la obra cuando termines la lectura. Te dejamos el enlace para que puedas pedirla desde el sofá en el que disfrutarás leyéndola.

Pincha la imagen para realizar tu pedido

 

Buenos días con alegría nos abre sus páginas de la mano de su autora Lola González del Castillo

Buenos días con alegría es la primera obra que Lola González del Castillo publica en la editorial Apublicar, aunque esperamos que no sea la última. Buenos días con alegría fue un verdadero hallazgo para nuestro catálogo infantil. Cuando apareció la obra de Lola fue como una respuesta a nuestras plegarias.

Es muy complicado encontrar una obra infantil que no sea un álbum ilustrado, una obra con un contenido interesante, actual, que encaje con el actual sentido educativo y que ofrezca alternativas posibles a problemas reales de la infancia. Todos estos requisitos se cumplen en esta maravillosa obra. Con Buenos días con Alegría los niños y niñas encontrarán un rato de entretenimiento divertido, pero el fondo los llevará a plantearse problemas reales de abusos tecnológicos, convivencia familiar, relaciones de amistad… Esta obra es un espacio donde pensar y encontrar soluciones, pero sin olvidar el aspecto lúdico.

Lola González del Castillo tiene un recorrido literario muy interesante que a través de esta entrevista mostraremos para entender mejor su obra.

¿Quieres ver el booktrailer antes de hablar con la autora? mira…

  1. Lola ¿Cuántas obras has publicado?

R: Cuatro novelas, la primera En brazos del afecto, es autobiográfica, la segunda, Sábanas rotas es una historia desgarradora que está basada en hechos reales, la tercera Victoria, aprendiz de Louise L. Hay, es una biografía de superación personal. A la sombra del tilo, es una novela ficticia con pinceladas reales que quería desvelar. El poemario Cada poema una aventura, su título ya lo dice todo y también he participado en varias antologías poéticas.

  1. Teniendo en cuenta que la mayor parte de tus obras son para adultos ¿Cómo surgió la idea de este libro infantil?

R: Había hecho varios talleres literarios de novela y relatos. Me apetecía hacer otro de literatura infantil y juvenil. Cuando lo terminé la profesora y las compañeras me animaron para que lo publicara, pero estaba liada con otras cosas y no me decidía. Hasta que conocí la editorial Apublicar y tuve la suerte de que les gustó.

  1. ¿Dirías que tu experiencia como madre y abuela han sido fundamentales para desarrollar esta obra?

R: Claro que sí; sobre todo al ejercer de abuela porque ya tenía más tiempo y veía la vida de otra manera. A medida que mis nietas y nieto fueron creciendo comencé a hacerles a ellas y a él cuentos personalizados, basándome en anécdotas que les sucedían y por supuesto los personajes llevaban su nombre, incluso las últimas ilustraciones guardan con ellas cierto parecido.

  1. ¿Qué es lo que más te gusta de Buenos días con alegría?

R: La espontaneidad, honestidad e inocencia de Marta y la diversidad de personajes y como cada uno va cumpliendo su objetivo.

  1. ¿Te sientes identificada con alguno de los personajes de la obra?

R: Si, me identifico con Ana y con Marta en algunos aspectos porque de niña sentí emociones parecidas a las de estas hermanas, aunque también he copiado escenas de la realidad escuchando a las niñas y niños en el parque y también he echado mano de la imaginación.

  1. Lo que más nos gustó de tu obra en la editorial es que abordas conflictos actuales desde el punto de vista lúdico y divertido de la infancia. Los abusos o mala gestión tecnológica, los conflictos familiares, los problemas de convivencia, autoestima… Tu obra es mucho más que un libro infantil porque ofrece soluciones reales al alcance de los más pequeños. ¿Qué te hizo escribir este libro?

R: Agradezco mucho los elogios que hacéis de mi libro y si además ofrece soluciones me enorgullece doblemente, aunque no haya sido intencionado, porque solo hice una especie de coctel usando algunos recuerdos de mi infancia, la imaginación y plasmando escenas cotidianas. La verdad es que yo lo pasé bien escribiéndolo, a veces reía a carcajadas al ver que los personajes tomaban vida propia. Cuando estuvo terminado pensé en mis nietas y nieto, la mayor fue la primera que lo leyó y me dijo que se había divertido y que también le podría gustar a otras niñas y niños. Así que me lancé de nuevo a otra publicación más.

  1. ¿Qué dirías a los niños y niñas que están pensando comprar tu libro?

R: Que lo disfrutaran tanto como yo al escribirlo; al leerlo van a vivir momentos de risa, van a encontrar diversidad de personajes, habrá alguna escena de suspense e intriga… Que no se van a arrepentir de comprarlo y lo pasarán genial. También les diría que tomen conciencia del uso que hacen de las tecnologías y piensen por un momento que harían si sufriéramos un apagón eléctrico que durase días, incluso meses.

Entrevistar a Lola González del Castillo ha sido francamente agradable, pero lo que más nos ha gustado ha sido poder disfrutar sus obras.

Si te apetece terminar la entrevista leyendo lo que Lola muestra con maestría en sus obras solo tienes que pinchar en los libros. Como deferencia especial a la autora hemos puesto a disposición de nuestros clientes sus obras, aunque pertenezcan a otras editoriales, lo importante es dar a conocer su talento.

Para comprar pincha la imagen

Para comprar pincha la imagen

Para comprar pincha la imagen

Leísmo, Laísmo y Loísmo

¿Cuántas veces has dudado al ponerlo en tu word? Pues se acabaron las dudas gracias a nuestra correctora y colaboradora Araceli. Iremos publicando periódicamente una serie de artículos para resolver dudas gramaticales y tener recursos útiles para la escritura. En la editorial no solo concebimos nuestro proyecto como un medio para dar a conocer el talento, nos encanta aportar lo necesario para que el talento literario brille de forma sencilla.

Sin más preámbulos os dejamos con el artículo prometido:

Resolver las dudas relacionadas con el Leísmo, Laísmo y Loísmo es sencillo partiendo de una serie de premisas básicas.

Necesitamos saber qué es un complemento directo (CD) y un complemento indirecto (CI).

El CD restringe o concreta el significado del verbo: Esta mañana vamos a hacer churros. Si quitamos el CD, la oración queda incompleta. No lleva preposición, salvo a cuando se refiere a personas o cosas personificadas.

El CI designa al destinatario de la acción del verbo: Esta mañana vamos a hacer churros para todos los vecinos. Tiene que llevar preposición (a o para).

El CD se sustituye por los pronombres lo, la, los, las; y el CI por le, les.

Se produce leísmo cuando sustituimos un CD por le, les:

A mi amigo Marcos le quiero un montón.

*A tus hijos les veo todos los días.

El primer caso está aceptado por la RAE: puede utilizarse le para sustituir un CD de persona masculina en singular (no valdría *A mi amiga María le quiero un montón ni *A mi perro le quiero un montón).

El CD en plural en ningún caso puede sustituirse por les.

Si lo que hacemos es sustituir un CI por lo, la, los, las, incurrimos en el laísmo o loísmo:

*A mi hija la dieron un premio de fotografía.

*No vino Pedrito porque lo cogió un temporal por el camino.

En los últimos años, el uso del leísmo —característico del centro y centro- norte de España— se ha extendido bastante, llegando a zonas que nunca habían sido leístas, como Andalucía. Afortunadamente, no ha ocurrido lo mismo con los otros dos fenómenos, cuyo empleo sigue considerándose más vulgar.

EL TRUCO: SI PODEMOS PASAR LA ORACIÓN A PASIVA, EL COMPLEMENTO QUE PASA A SER SUJETO ES DIRECTO.
Van Gogh pintó muchos cuadros de girasoles. En pasiva: Muchos cuadros de girasoles fueron pintados por Van Gogh. De aquí deducimos que muchos cuadros de girasoles es CD, por lo que debemos sustituirlo por los: Van Gogh los pintó, y no por les: *Van Gogh les pintó.

La oración Dieron un aplauso a los ganadores podemos pasarla a pasiva diciendo Un aplauso fue dado a los ganadores, por lo que deducimos que un aplauso es CD (lo dieron); pero no podríamos decir *Los ganadores fueron dados un aplauso, puesto que los ganadores es CI y, por tanto, no puede funcionar como sujeto de la pasiva. Habría que sustituirlo por les (les dieron un aplauso).
Si en una oración coincide un pronombre CD y otro CI, este se sustituye por se. En la oración anterior: Se lo dieron.

 

Una vez más queremos agradecer a Araceli su aportación para que todos podamos escribir correctamente con reglas sencillas.

Araceli Losada Pichardo. Correctora y colaboradora de la editorial Apublicar.

 

A los nietos felicidades y consejos de un abuelo escritor

El Quijote de mi abuelo y Granada en pipirrana de Manuel Haro

Hoy 26 de julio de 2019 nos ha parecido el día perfecto para dar a conocer la carta que Manuel Haro, nuestro escritor más longevo, escribió las pasadas navidades a sus nietos.

«A vosotros Manu, Pablo, Miguel, Felipe, Elena y Gonzálo; tras felicitaros las navidades y año nuevo, con una sonrisa, un apretón y lo principal el regalo, deciros: Que los abuelos estamos muy contentos con vuestro caminar por la vida, cada cual en su destino, por diáfanos caminos llegareis al sitio preferido. Por experiencia os digo que para no tropezar con obstáculos en el recorrido, debéis de ser fieles atentos hasta consigo mismo, en cualidad de genio medio, no demasiado encendido, ni demasiado apagado. Las personas que así son, caben en todas partes. Y sobretodo que cuidéis de vuestras pertenencias y familia.

Como abuelo os animo a que a lo largo de vuestros días, con los hechos que os destaquen y merezcan ser recordados hagáis un compendio y lo archivéis en el tintero, para que el día de mañana vuestros hijos y nietos copien el pedigrí de su padre y abuelo, dejándoles como heredad, el legado de vuestras vidas, que en más o menos cuantía algún valor tendrá. Sí que nos gustaría a los abuelos estar reseñados en vuestro repertorio.

Recuerdo no hace mucho, cuando por vuestras caras se paseaba la inocencia de la niñez, y por nuestros adentros el deseo de divertiros, yo me vestía de Mono, de Papá Noel y de Payaso; ahora que habéis crecido las circunstancias han cambiado, no cabe el disfraz, la mentirilla, el recreo ni el engaño, solo la verdad, el abrazo, la sonrisa y el aguinaldo. A ti Gonzalo por ser pequeño, cuando estés serio, te haré filigranas para que el disgusto se vaya.

Los abuelos os dejamos de recuerdo, yo libros para que paséis el tiempo distraídos, y la abuela, la receta de los pestiños y caldo de puchero. Hasta siempre. Besos.

Navidad 2018″

Manuel Haro, muchas gracias por recordar a todos los lectores lo que de verdad importa: el amor verdadero de los abuelos.

En la editorial tenemos a disposición de todos nuestros lectores dos obras de Manuel Haro:

Para comprar pincha en la imagen

Para comprar pincha en la imagen

 

 

 

 

 

 

 

Os recomendamos la prosa poética de Manuel Haro para recordar a todos los abuelas y abuelas de este mundo, que siguen en nuestro corazón y recuerdos porque forman parte de nuestra memoria como un tesoro.

 

¿Cuándo ponemos «de» delante de «que»?

hoy iniciamos una nueva línea de artículos basados en: Gramática práctica para escribir correctamente. Queremos agradecer a Araceli Losada Pichardo (Filóloga) su aportación a nuestro blog con esta serie de entradas que nos harán la vida más fácil a todos los que escribimos.

Cuándo ponemos «de» delante de «que»

Hace unos años, se puso de moda el “dequeísmo”, que consiste en usar la preposición de delante de que en oraciones subordinadas sustantivas con función de sujeto (S), complemento directo (CD) o atributo (Atr): los famosos *me gusta de que, *opino de que, *pienso de que, etc.
*Me gusta de que estéis aquí (S)

*Opino de que ya está bien de tantas tonterías (CD)

*Nuestra intención es de que todo salga bien (Atr)

También es “dequeísmo” insertar la preposición en locuciones que no la llevan, como a no ser que, a medida que, etc.
*Se fueron sentando a medida de que fueron llegando.

Los amantes del buen hablar criticaron tanto este uso que consiguieron que la mayor parte de la sociedad lo reconociera como un gravísimo error que había que desterrar; pero, sin quererlo, dejaron la impresión de que ambas palabras jamás deberían ir juntas, lo cual no es cierto. De aquí viene el hecho de que encontremos expresiones del tipo: *no hay posibilidad que, *estoy seguro que, *me alegro que, etc.
*No hay posibilidad que llueva hoy (CN)
*No estoy seguro que vaya a poder ir (CAdj)
*Me alegro que estéis contentos (CRég)
En los casos anteriores, la preposición de es requerida por la función que desempeñan estas oraciones subordinadas sustantivas (complemento del nombre—CN—, complemento del adjetivo—CAdj— y complemento de régimen—CRég—). También es obligatoria en locuciones como darse cuenta de, no cabe duda de, a fin de, en caso de, a condición de, etc.
Me he dado cuenta de que no traigo dinero/ *Me he dado cuenta que no traigo dinero

No cabe duda de que es una excelente profesora/ *No cabe duda que es una excelente profesora.

El truco: sustituimos la oración subordinada por un nombre o pronombre y vemos si necesita la preposición.

*Se dio cuenta que estaba roncando. Sustituimos “que estaba roncando” por “eso” (*Se dio cuenta eso) y vemos que necesita de: Se dio cuenta de eso; por tanto, lo correcto es: Se dio cuenta de que estaba roncando.

Otro ejemplo: decimos Tengo ganas de tarta y no *Tengo ganas tarta; por lo tanto, diremos Tengo ganas de que traigan la tarta y no *Tengo ganas que traigan la tarta.

Los verbos advertir, avisar, cuidar, dudar e informar pueden construirse con o sin preposición.

 

Esperamos que esta nueva serie de artículos con recursos ortográficos resulten útiles a todos los escritores del grupo. Tenemos que confesar que hemos ido observando en los manuscritos que recibimos una serie de errores ortográficos que se suelen repetir. Este hecho nos ha llevado a comenzar la iniciativa en un intento de ofrecer recursos prácticos.

Ten siempre presente que en la editorial la primera impresión cuenta y la primera impresión que hablará de ti será tu manuscrito, por eso es tan importante presentarlo de forma adecuada. Las faltas de ortografía en un manuscrito restan valor a la historia contada y al autor.

Una vez más te recomendamos que antes de publicar revises Apublicar. Tenemos todo lo que un escritor o lector puede necesitar.


Araceli Losada Pichardo.

Correctora de la editorial Apublicar.

¿Conoces a Pedro Carrascoso? Es el ilustrador del álbum ilustrado El arma secreta

Entrevistamos a Pedro Carrascoso ilustrador del álbum ilustrado “El arma secreta” de la editorial Apublicar. Queremos conocer su verdadera arma secreta.

Pedro Carrascoso es el ilustrador de la obra publicada en noviembre de 2018: “El arma secreta”. Esta obra es muy especial para la editorial y ha supuesto un gran reto al que nos estamos adaptando en cuanto a formatos y plataformas en las que estamos dando a conocer la obra. Al ser la obra escrita por un niño para superar su dislexia supone un ejemplo de superación y trabajo en equipo. Adam Lee escribió esta obra con siete años, pero no es el único que ya tenía clara su profesión con esta edad. Pedro carrascoso siempre ha sabido que quería dibujar, y aunque este es su primer álbum ilustrado sabemos que no será el último.

  • Queremos iniciar la entrevista haciendo una aclaración al lector, este álbum ilustrado tiene un original toque de novela gráfica; en cambio hace unos años hablábamos de cuentos infantiles ilustrados. Ha sido una apuesta arriesgada para la edad a la que va dirigida la obra. ¿Cómo se te ocurrió?

Como bien dices, siempre quise dedicarme a la ilustración infantil. Cuando pensaba en ello, me imaginaba un dibujo muy caricaturesco o pasteloso, un tanto bobo pero tierno, porque en mi cabeza veía un público de niños pequeños e inocentes que acababan de empezar el cole. Sin embargo, tener tantos primos y un hermano dentro de este marco de edad me hizo plantearme algo: ¿Cuán inocente es un niño hoy día? Cada vez los peques maduran antes y, por tanto, necesitan un contenido que nosotros mismos como adultos pensamos que no van a entender, pero sí. Un ejemplo de ello es la tecnología: mis padres, que rondan los 50, aún tienen que preguntarme decenas de dudas sobre sus móviles, mientras que yo aprendí a defenderme con ellos sobre los 15 años. Pero es que hoy día si le dejas un iPhone a cualquier niño de 5 años probablemente éste te enseñe algo a ti que no sabías.

Con los dibujos animados pasa igual. La gente ya debe haberse dado cuenta a estas alturas que las series animadas de éxito de ahora tienen un humor con pinceladas muy maduras, un humor cada vez más adulto. Se tratan temas de profundidad como el racismo, la homosexualidad, la guerra, etc. Y a pesar de ello los niños lo entienden y comprenden el enfoque de tolerancia y convivencia que se les quiere transmitir.

La obra de Adam no es sólo una terapia para superar su dislexia. Él enfoca su historia como un conflicto a nivel mundial que hay que resolver y la manera correcta de hacerlo. Habla del hecho de que en la guerra no hay ganadores y que la única victoria posible es que las personas se acepten y cooperen.

Hace 10 años creíamos inconcebible que un niño pudiera tratar estos temas con una comprensión al menos mínima de ello, pero aquí estamos. Yo quise que este grado de madurez se reflejara en la obra. Compartí con Adam cada boceto que hice para que él mismo me diera el OK, siempre tratando de hacer una ilustración y un formato acordes al grado de madurez que ha demostrado.

  • Este es tu primer álbum ilustrado ¿Cómo ha sido la experiencia?

Única. Siempre quise dedicarme a la ilustración infantil pero ya me había resignado a que no sería así. Esta oportunidad ha sido de lo más inesperado que me ha ocurrido en la vida. Ha supuesto un auténtico reto, sobre todo porque siempre había dibujado en blanco y negro. No tenía nociones sobre la aplicación del color, así que tuve que aprender sobre la marcha buscado tutoriales en YouTube, viendo como lo hacían los profesionales, y a base de ensayo y error. Resulta sumamente placentero el hecho de que un trabajo al que le has puesto todo tu empeño esté en la calle, al alcance de todos.

  • ¿Qué crees que aporta la obra “El arma secreta” al panorama de la literatura infantil? Actualmente hay muchas publicaciones nuevas al año ¿Qué piensas que diferencia a esta obra del resto y la convierte en única, especial e inolvidable?

Además del hecho de que aborda un tema de profundidad desde la perspectiva de un niño, supone no sólo una muestra de superación, sino también un ejemplo a seguir. Además de Adam y su dislexia, yo mismo tengo que convivir con el síndrome de Asperger. Para los que no lo sepan, es un grado de autismo. Puede padecerse a distintos niveles y de distintas formas, pero en mayor o menor medida conlleva un sinfín de dificultades a la hora de relacionarse con las personas que te rodean.

Lo que creo que diferencia a esta obra de la mayoría es el hecho de que haya sido escrita e ilustrada por dos personas, una de ellas un niño, con dificultades claras para el aprendizaje y la comunicación. Viene a demostrar con creces que, con esfuerzo, apoyo y ayuda, querer es poder. Espero de corazón que este trabajo sea el empujoncito para que otros niños y niñas, e incluso adultos, rompan sus barreras y puedan llegar a donde se lo propongan sin importar los problemas que tengan.

  • ¿Qué destacarías de tu currículum como ilustrador? ¿Cuál piensas que es tu mayor talento como ilustrador?

Sin duda alguna este cuento sería lo primero que destacaría. Me gustaría convertirlo en una medalla y llevarla al cuello con orgullo. En cuanto a mi mayor talento como ilustrador, creo que sería mi adaptabilidad. Muchos ilustradores se encasillan en un estilo que dominan sobradamente y se convierten en auténticos maestros dentro de él, pero si los sacas de su línea la mayoría no saben defenderse o les cuesta. En mi caso nunca he seguido un estilo concreto, sino que mi ilustración se ha ido adaptando a todo aquello que he visto, me ha gustado y he aplicado. A menudo hago un dibujo que no se parecen en nada al anterior. Me agrada poder abarcar distintos estilos, porque ello me abre un abanico de posibilidades mucho más extenso en cuanto al tipo de trabajos que puedo hacer. No estaría mal ser el mejor en algo, pero prefiero saber lo suficiente de todo.

  • ¿Por qué decidiste ilustrar precisamente esta obra?

Porque en cuanto conocí a Adam y su historia personal me sentí identificado. Es un niño muy inteligente con problemas claros, pero eso no lo frenó. Creo que con el cuento se retó a sí mismo y ganó. Me recordó a mí cuando me detectaron el síndrome de Asperger: sabía que tenía un problema, lo reconocí y quise superarlo. Siempre estaré agradecido con la primera psicóloga que me ayudó, que se llamaba Graciela. Me dio el valor suficiente para enfrentarme a la calle como nunca antes me había atrevido a hacerlo. De hecho, pese a tener graves problemas de comunicación y darme pánico la interacción social, estuve más de 10 años trabajando de cara al público como dependiente en un negocio familia. Ése fue uno de mis mayores retos y quienes me conocen saben que lo gané.

  • ¿Dirías que las experiencias de tu infancia han sido importantes en tu forma de ilustrar?

Diría que han sido determinantes. No tuve una buena infancia en lo que a amigos se refiere. No los tuve realmente hasta que empecé la ESO. Durante la primaria sufrí bullying casi a diario. Para que os hagáis una idea: los profesores me castigaban echándome al patio, porque prefería pasar el recreo en el aula estudiando o dibujando. Dibujar fue mi refugio y en poco tiempo mi pasión. A causa del bullying fui a un instituto diferente al que fueron mis compañeros de la primaria. Allí conocí a los primeros que pude llamar amigos, y con el tiempo a otras personas que dibujaban mejor que yo o con otros estilos y de las que aprendí. Es curioso porque si en la infancia hubiera tenido amigos, quizás ahora no sería ilustrador. Supongo que ya nunca lo sabremos.

  • ¿Crees que ha sido casualidad o causalidad que hayas ilustrado precisamente esta obra? ¿Cómo ha sido la experiencia de ilustrar una obra teniendo como autor a un niño?

Lo fácil sería decir que fue la casualidad, pero creo que cada acción tiene una reacción. También creo que el mundo es un pañuelo, así que no es difícil imaginar que algo que hice y de lo que ya ni me acordaba acabase llegando a las manos adecuadas. Me contactaron para proponerme el cuento porque mi editora vio mi trabajo; mi editora vio mi trabajo porque se lo enseñaron mis padres; mis padres se lo enseñaron porque yo lo hice. Como se suele decir, “en el pueblo todos se conocen”.

En cuanto a mi experiencia ilustrando un cuento escrito por un niño, diría que inesperada y grata. No es habitual que los niños escriban y lleguen a publicar. No es que me parara a pensarlo, pero daba por hecho que, si llegaba a ilustrar un cuento, éste sería escrito por un adulto. El hecho de que Adam sea el autor lo convierte en algo nuevo, único, diferente e incluso anormal. ¿Y sabes qué? No es la gente normal que hace que el mundo cambie… La gente normal vive en el estancamiento porque no van más allá de lo conocido. Son los anormales, los “locos” los que se atreven no sólo a soñar, sino a llevar sus sueños a cabo. Y viéndolo así, me atrevo a afirmar que he trabajado a gusto con Adam por tanto él como yo estamos “locos”.

 

En esta editorial seguimos soñando y dando nuevos recursos y opciones a esta obra, hemos presentado un proyecto educativo que ha sido catalogado como práctica innovadora docente y hemos ampliado la obra con una versión en tapa dura añadiendo alguna información que hemos recopilado en el proyecto.

El objetivo es sencillo: «que todos los niños y niñas en edad de escolarización sepan que el apoyo de familia, docentes, terapeutas y centros educativos hacen posible que todos los obstáculos se superen (dislexia, Asperger, autismo…) y se hagan realidad sueños como este» Como dice una persona a la que tengo mucho cariño y que nos ha ayudado mucho con este proyecto «Todos y todas sumamos»

¿Quieres disfrutar del álbum ilustrado el arma secreta? ¿Quieres trabajar con el proyecto educativo?

Si quieres revisar la obra podemos llevártela a casa y si te parece interesante el trabajo que proponemos solo tienes que enviarnos un correo electrónico y te haremos llegar el proyecto educativo.

obra infantil escrita por Adam Lee e ilustrada por Pedro Carrascoso. Si quieres comprarla pincha en la imagen.

 

M.Carmen Mórdom nos presenta Cómo nacieron las estrellas de mar.

♥Entrevista a M.Carmen Mórdom ilustradora del álbum ilustrado “Cómo nacieron las estrellas de mar” de la editorial Apublicar.

M.Carmen Mórdom es el nombre artístico de Mª Carmen Moreno Domínguez, ilustradora de la obra publicada en diciembre de 2018: “Cómo nacieron las estrellas de mar” primer volúmen de la serie “Cuadros que cuentan”. Nos encontramos con una editorial de Dos Hermanas (Sevilla), la escritora Mary Carmen Delgado Barranquero de Triana (Sevilla) y la ilustradora del Aljarafe Sevillano en concreto de La Puebla del Río (Sevilla). Creo que podemos hablar de talento sevillano al 100%.

 En esta entrevista vamos a destapar los talentos y virtudes de la ilustradora frente a la ilustración.

Como bien ha dicho la editora Asun Sánchez Monclova (editorial A Publicar), me llamo Mª Carmen Moreno Domínguez, he nacido, estudiado y trabajado en Sevilla. Me licencié en Bellas Artes (especialidad de Restauración de Arte) y después ya fuera realicé varios cursos de diseño gráfico y de ilustración. Tras acabar la carrera y trabajar a veces en temas de restauración de obras, ejercí como diseñadora gráfica durante muchos años en una pequeña empresa, tomando la decisión de dejar ese puesto  para intentar dedicarme a la ilustración, género que me ha enamorado.

Cuando empezó el boom de las redes sociales y comencé a tener encargos de pintura, diseño, exposiciones, sentí la necesidad de tener mi propia identidad artística, una página con mi trabajo, tarjetas, una “marca” por decirlo de alguna forma por la que me reconocieran (aunque aún estoy trabajando en un posible logo). Además mi nombre y apellidos me parecían muy comunes. Tengo una amiga artista que fundió sus apellidos y creó su propia marca y pensé ¿cómo quedarían los míos si hiciera lo mismo?  El resultado me encantó porque sonaba al “Señor de los Anillos” (del que soy  muy fan). Mórdom suena a Mórdor, me pareció original, más corto y que  la gente lo recordaría más.

En cuanto a mi recorrido profesional en este campo, he participado con alguna de mis ilustraciones en dos libros solidarios: Relatos Ilustrados de la antología Doñana es Arte para la ayuda a la reforestación de las zonas quemadas en el incendio y Hada de Estrellas, álbum ilustrado para ayudar en la lucha contra el cáncer infantil. También participo en el libro Luces de Bohemia ilustrado, de Mil coeditores.

Recientemente ha salido publicado con la editorial APublicar un álbum que he ilustrado y maquetado con el título Cómo nacieron las Estrellas de Mar, escrito por la autora Mary Carmen Delgado Barranquero. Cómo nacieron las estrellas de mar es el primer volúmen de la colección Cuadros que cuentan, una colección que contará mucho sobre el arte y las obras de arte.

 

  • Queremos iniciar la entrevista haciendo una aclaración al lector, últimamente oímos mucho el término “álbum ilustrado”; en cambio hace unos años hablábamos de cuentos infantiles ilustrados. ¿Se trata de una moda o existe realmente alguna diferencia entre ambos conceptos?

No creo que sea una moda. Aunque se escuche más de un tiempo para acá, el término de “álbum ilustrado” creo que va ligado al auge paralelo que ha tenido  la literatura infantil.

Los cuentos ilustrados de toda la vida han sido libros donde el texto va acompañado de ilustraciones que reflejan la historia que se está narrando, pero éstas no son imprescindibles. El libro podría leerse igualmente bien si no tuviera imágenes, tienen una función sólo estética. Normalmente el texto se escribe primero y a partir de él se crean las ilustraciones.

En los álbumes ilustrados texto e ilustración se integran, dependen uno de otra. La imagen es imprescindible, enriquece y  complementa al texto, incluso predomina muchas veces. El lector debe interpretar más allá de las palabras. La historia se apoya fundamentalmente en la ilustración, además texto e imágenes suelen crearse a la vez o el mismo autor escribe e ilustra.

 

  • Este es el primer álbum que has ilustrado completamente al 100% ¿Cómo ha sido la experiencia?

Primer volúmen de la colección «Cuadros que cuentan»

La verdad es que no lo he podido disfrutar más. Desde el inicio del proyecto, los bocetos, el color, los detalles y anécdotas,  ir viendo cómo cobraba vida una historia tan bonita que me tocó el corazón desde que la leí por primera vez, porque además tanto  mi marido como yo tuvimos abuelas que se llamaban Carmen y que fueron personas muy importantes en nuestras vidas.

Y como no, la satisfacción de trabajar con total libertad junto a alguien que ha confiado en mi trabajo, que me ha dado la oportunidad de poder expresarme de la forma que más me gusta con uno de sus maravillosos relatos. Mil gracias, Mary Carmen Delgado Barranquero.

Una experiencia súper bonita que repetiremos en los siguientes volúmenes de la colección, aunque este primero siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón.

 

  • ¿Qué crees que aporta la obra “Cómo nacieron las estrellas de mar” al panorama de la literatura infantil? Actualmente hay muchas publicaciones nuevas al año ¿Qué piensas que diferencia a esta obra en el entorno literario y la convierte en única? ¿Dónde situarías esta obra dentro de las publicaciones de literatura infantil y juvenil? Y ¿Dónde piensas que te sitúa esta obra a ti como ilustradora?

Pues, aunque no sé si será única, creo que  “Cómo nacieron las estrellas de mar” aporta una visión diferente del álbum ilustrado como objeto en sí, pues el diseño de su portada se ha pensado para que represente un Cuadro que Cuenta, una historia enmarcada que se pueda colocar físicamente en cualquier rincón, estantería o pared con las sujeciones apropiadas y que encierra dos bonitas historias, partiendo una de ellas de un cuadro que está en la pared.

Por otro lado, el lector debería ser el que sitúe esta obra dentro de las publicaciones de literatura infantil y juvenil, una vez la conozca e interprete. No me gusta encasillar, además pienso que este álbum no tiene edad, que es para todos los públicos.

Una vez se vaya conociendo el libro la gente me irá conociendo paralelamente también a mí, una ilustradora que está empezando, casi desconocida hasta el momento pero con unas ganas de crear, comunicar y expresar enormes; ávida de nuevos proyectos y de gente que apueste por mi trabajo.

 

  • ¿Qué destacarías de tu currículum como ilustradora? ¿Cuál piensas que es tu mayor talento como ilustradora?

De mi corta trayectoria como ilustradora, aparte de este álbum donde he podido realizar todas sus ilustraciones así como la maquetación al completo, ha tenido una gran relevancia el álbum ilustrado “Hada de Estrellas” de Concha Estellés, porque fue el primero donde tuve el placer de participar y conocer a otras grandes ilustradoras, metiéndome más de lleno en este campo.

Hay una pregunta que no ha respondido M.Carmen Mórdom y que desde la editorial Apublicar, ya que conozco a Mórdom, me voy a permitir contestar. El mayor talento que he descubierto en M.Carmen Mórdom es su enorme creatividad, una sensibilidad extrema que le permite plasmar una gran belleza a su creación y un perfeccionismo que imprime en todo lo que hace creando entornos repletos de detalles, ricos y que son un deleite para el observador. Por último, pero no menos importante, destacaría que tiene un capacidad innata para adaptarse a nuevos retos lo que hace posible que su obra sea compleja y completa. Este proyecto no es algo habitual, ni el concepto de que parte ni la idea es lo que suele aparecer en un álbum ilustrado y M.Carmen Mórdom captó rápidamente la nueva idea y se puso a crear completando el universo creado.

 

  • Parece que encontramos más ilustradores en novela gráfica y más ilustradoras en álbum ilustrado infantil o juvenil ¿Cuál piensas que es la razón?

No me había parado a pensarlo ni contabilizarlo, pero imagino que las mujeres ilustradoras, por su condición de madre en su mayoría, tendrán más sensibilidad y cercanía al mundo infantil y juvenil, volcando su arte muchas de ellas en este campo.

 

  • Hubo un tiempo en el que se pensó que había una razón científica para el hecho de que hubiese más pintores que pintoras. Según algunas versiones parece que el cerebro masculino tiene una predisposición a la percepción e interpretación espacial más desarrollada que el femenino, lo que le permite mayor facilidad para realizar una obra pictórica, desarrollo de la perspectiva… ¿Crees que es cierto?

No sé lo que tendrán de cierto esas versiones supuestamente basadas en razones científicas. A mi parecer todo se fundamenta en el papel secundario que siempre se le ha dado a la mujer, menos reconocida prácticamente en todos los sectores aunque seguramente con sentidos más desarrollados que el hombre en otros campos como la sensibilidad, meticulosidad, precisión…

 

  • Y ahora para cerrar, este es el primer volumen de la colección “Cuadros que cuentan” ¿Cuándo supiste que querías realizar este proyecto? me imagino que algo debió enamorarte de él ¿es así?

Bueno, en cuanto Mary Carmen Delgado me lo propuso acepté sin dudarlo aun sin saber todavía los detalles del proyecto. Primero porque la propuesta venía de ella, una autora que me encanta, que rebosa creatividad y en quien confío plenamente y después, porque me cautivó la originalidad de emplear un concepto de fusión de lo que son mis dos pasiones, la pintura y la ilustración, creando Cuadros que Cuentan, una colección de álbumes ilustrados que crearán la Galería del Cuentista.

Y como no, deseando comenzar ya con el segundo título de la colección, aún por determinar.

 

Te recomendamos que no te pierdas esta maravillosa obra y sus ilustraciones, si quieres te la llevamos a casa.

.

 

Manuel Haro Campos nos sirve de guía en la prosa poética