¿Cuándo ponemos «de» delante de «que»?

hoy iniciamos una nueva línea de artículos basados en: Gramática práctica para escribir correctamente. Queremos agradecer a Araceli Losada Pichardo (Filóloga) su aportación a nuestro blog con esta serie de entradas que nos harán la vida más fácil a todos los que escribimos.

Cuándo ponemos «de» delante de «que»

Hace unos años, se puso de moda el “dequeísmo”, que consiste en usar la preposición de delante de que en oraciones subordinadas sustantivas con función de sujeto (S), complemento directo (CD) o atributo (Atr): los famosos *me gusta de que, *opino de que, *pienso de que, etc.
*Me gusta de que estéis aquí (S)

*Opino de que ya está bien de tantas tonterías (CD)

*Nuestra intención es de que todo salga bien (Atr)

También es “dequeísmo” insertar la preposición en locuciones que no la llevan, como a no ser que, a medida que, etc.
*Se fueron sentando a medida de que fueron llegando.

Los amantes del buen hablar criticaron tanto este uso que consiguieron que la mayor parte de la sociedad lo reconociera como un gravísimo error que había que desterrar; pero, sin quererlo, dejaron la impresión de que ambas palabras jamás deberían ir juntas, lo cual no es cierto. De aquí viene el hecho de que encontremos expresiones del tipo: *no hay posibilidad que, *estoy seguro que, *me alegro que, etc.
*No hay posibilidad que llueva hoy (CN)
*No estoy seguro que vaya a poder ir (CAdj)
*Me alegro que estéis contentos (CRég)
En los casos anteriores, la preposición de es requerida por la función que desempeñan estas oraciones subordinadas sustantivas (complemento del nombre—CN—, complemento del adjetivo—CAdj— y complemento de régimen—CRég—). También es obligatoria en locuciones como darse cuenta de, no cabe duda de, a fin de, en caso de, a condición de, etc.
Me he dado cuenta de que no traigo dinero/ *Me he dado cuenta que no traigo dinero

No cabe duda de que es una excelente profesora/ *No cabe duda que es una excelente profesora.

El truco: sustituimos la oración subordinada por un nombre o pronombre y vemos si necesita la preposición.

*Se dio cuenta que estaba roncando. Sustituimos “que estaba roncando” por “eso” (*Se dio cuenta eso) y vemos que necesita de: Se dio cuenta de eso; por tanto, lo correcto es: Se dio cuenta de que estaba roncando.

Otro ejemplo: decimos Tengo ganas de tarta y no *Tengo ganas tarta; por lo tanto, diremos Tengo ganas de que traigan la tarta y no *Tengo ganas que traigan la tarta.

Los verbos advertir, avisar, cuidar, dudar e informar pueden construirse con o sin preposición.

 

Esperamos que esta nueva serie de artículos con recursos ortográficos resulten útiles a todos los escritores del grupo. Tenemos que confesar que hemos ido observando en los manuscritos que recibimos una serie de errores ortográficos que se suelen repetir. Este hecho nos ha llevado a comenzar la iniciativa en un intento de ofrecer recursos prácticos.

Ten siempre presente que en la editorial la primera impresión cuenta y la primera impresión que hablará de ti será tu manuscrito, por eso es tan importante presentarlo de forma adecuada. Las faltas de ortografía en un manuscrito restan valor a la historia contada y al autor.

Una vez más te recomendamos que antes de publicar revises Apublicar. Tenemos todo lo que un escritor o lector puede necesitar.


Araceli Losada Pichardo.

Correctora de la editorial Apublicar.

La huella carmesí trae la violencia de género a la editorial Apublicar

Aterrizamos hoy en el blog de la editorial con una autora que acaba de publicar su tercer título «La Huela Carmesí», anteriormente entrevistamos a Loly López Guerrero con motivo de su anterior publicación en nuestra editorial y la acribillamos a preguntas personales y profesionales. Ahora hemos tenido un poco de consideración y solo hemos preguntado por su obra, pero para todo aquel que quiera conocer mejor a Loly te dejamos el enlace a nuestro blog.

En Apublicar tenemos claro que tras cada obra hay un autor, una vida, una experiencia, un dolor, una alegría, una capacidad única e irrepetible que produce una obra única e irrepetible; por eso nos centramos tanto en la vida de los autores como en sus obras.

Ahora sí vamos a conocer la experiencia de Loly López Guerrero, esa experiencia que junto con su proceso creativo  le llevó a crear esta y no otra obra «La Huella Carmesí»

Si prefieres ver nuestra versión grabada de la entrevista la tienes disponible en nuestro canal de Youtube:

 

 

 

Preguntas de la entrevista:

 

  • Si tuvieras que hablar a alguien de tu novela “La Huella Carmesí” ¿Qué le dirías?

Que cuando lea la novela piense que la mayor parte de lo que cuento es real y que son muchas las personas que me han contado su historia para que yo la publicara.

 

 

  • ¿Por qué se ha publicado tu obra precisamente ahora?, me consta que llevaba años escrita.

Se lo prometí a una de las personas que más cosas me ha contado sobre su vida. Siempre me decía que esperara que ella se muriera para que su familia supiera todo lo que había sufrido

  • Los tres pilares básicos con los que definiría tu obra son: matrimonio, bebes robados y un añadido marco esotérico que revela sin mostrar un mundo de posibilidades alternativas. Sorprendentemente con un panorama tan serio y contundente has sido capaz de encajar puntos de humor que hablan de nuestras tradiciones y dan un valor añadido a la obra. ¿Cómo se te ocurrió enlazar una trama de esta envergadura?

Toda obra literaria debe mostrar en su historia lo contrapuesto de la vida, momentos de crudeza y momentos cómicos. De este modo se ofrece a la persona que lee, un equilibrio de emociones durante el ejercicio de la lectura. Necesitamos encontrar en la novela un área de descanso emocional y ese toque se lo dan las historias del Velatorio. Al principio pensé en poner un par de historias solamente. Cuando he dado a leer mi novela, siempre me decían que pusiera más historias en esa parte, por eso he añadido más de las que yo pensaba. Y creo que como área de descanso emocional funciona muy bien. (Cante)

  • Loly, en tu obra aparece un plato fuerte que es la violencia de género. ¿Qué te ha llevado a hacer de ese tema el eje de tu obra?

Siendo un grave problema diagnosticado desde hace décadas,  me preocupa que la sociedad no se manifieste más cuando hay una víctima del machismo. Cada semana vemos en las noticias que siguen matando a sus parejas, a sus hijos e hijas. Lo que me parece más grave y me temo, es que la ciudadanía se ha acostumbrado a oír y a normalizar estos asesinatos como otra noticia más.

  • ¿Qué te gustaría destacar de tu obra?

El problema de bebes robados. Hay muchas familias que en realidad ellas no tenían constancia de que ese niño o niña que le entregaban se lo habían robado a su madre y a su padre. Pensaban que era verdad la historia que la monja o el doctor le habían contado. Que la madre era una joven de pueblo que se había quedado embarazada y que no podía volver a su pueblo con un bebé y por eso lo iba a entregar en la casa cuna. El dinero que le pedían era para sufragar los gastos de la pensión donde ella había estado escondida durante el embarazo y los gastos de la clínica. Nunca pensaron que fuera un robo. Las familias adoptivas también fueron víctimas de esas personas.

  • Ser mujer y escritora te convierte en uno de los objetivos a cumplir con la editorial: visibilizar el trabajo de la mujer en el entorno cultural local. Este objetivo se ha convertido en una maravilla gracias a tu obra y tu persona. Pero dejando al lado nuestra complicidad. ¿Qué piensas que le falta aún por hacer a la mujer?

Como dije anteriormente, a la sociedad en general le falta hacer mucho todavía en sensibilización. Para que las mujeres, nos queramos más a nosotras mismas, y confiemos que dentro tenemos un gran potencial. Muchas no se atreven a hablar de él. A nuestra Agrupación Literaria María Muñoz Crespillo vienen personas que les gusta escribir poesías, pero lo que más miedo les da es leer lo que escriben. Que las demás personas conozcan sus sentimientos. Por eso, personas que escriben poemas nunca hablan de ellos. Hemos estado siempre tan dedicadas a la familia que la mayoría de las mujeres son incapaces de hacer valer el derecho a pensar un poco en si mismas. Así que las animo a que saquen lo mejor de ellas, a que aprendan a soñar, a que sigan alimentando sus ilusiones y que las compartan.

  • Por último. ¿Por qué tu obra se llama la Huella Carmesí?

¿Por qué mi obra se llama la Huella Carmesí? Eso vamos a dejar que lo descubran las personas qué lean La Huella Carmesí. Ya me diréis ustedes si lo habéis averiguado.

 

Ya solo te falta comprar la obra para disfrutar de una buena lectura que te hará entender la cruda realidad y desde cuando está presente en nuestra sociedad. Si quieres te llevamos a casa «La Huella Carmesí»

 

 

 

 

 

¡Publicar sí! Pero… ¿Cómo publico?

¡Publicar sí! ¡Quiero publicar! Pero… ¿Cómo publico?

¿Qué formato elijo para publicar?

En este artículo voy a revisar todas las posibilidades que puedes usar para dar a conocer cualquier obra o material que tengas escrito o grabado. No quiero limitar este contenido a autores literarios, una vez más voy a insistir: todo el que escribe es escritor y tiene contenido para publicar. No es necesario tener escrita una novela para tener algo que publicar.

Lo primero en lo que me centro es en lo que se puede publicar:

  1. Una obra literaria.
  2. Una recopilación de los mejores artículos de tu blog.
  3. Una recopilación de esos relatos cortos o impresiones que vas anotando en tu libreta preferida.
  4. Esa guía que has creado para regalar a tu público objetivo como parte de una oferta.
  5. Un manual que has recopilado para tener a mano lo más importante del tema en el que eres experto. ¿Cómo dices?¡Ah! Que lo has ido grabando porque no tenías tiempo de escribir. No importa, esto también vale.
  6. Tus sueños: los reales y los inventados. Todos sirven.
  7. Tu experiencia en un proyecto concreto con la documentación pertinente. Si lo que tienes es una presentación o un formato vídeo, mejor todavía.
  8. Así podría seguir un rato más, pero creo que ya te haces una idea de lo que quiero decir. Para publicar lo único imprescindible es tener algo que aporte valor: esa es la clave. Puedes aportar valor con conocimiento teórico o práctico sobre una materia, con una visión diferente de la realidad, con tu propio talento para analizar hechos concretos…

Ahora quiero aprovechar para hacerte reflexionar un momento más:

Publicar... Sí

Publicar es imprescindible para enriquecer este mundo.

¿Sabías qué?…

Los conocimientos que no se publican

son como las huellas en la arena,

el viento se las lleva

y nunca nadie sabrá de ellas.

Si no publicas tu talento se pierde,

no aportas tu capacidad a este mundo

 lo empobreces.

 

Vamos ahora a los formatos entre los que puedes elegir para publicar contenido:

  1. Publicación impresa: este formato es el más usado, y se trata de decidir si publicar tu obra a través de una editorial, cediendo parte de tus derechos de autor para la explotación, o si autopublicas tu obra conservando los derechos de autor, pero haciéndote cargo de todo (corrección orto tipográfica y de estilo, diseño portada, maquetación interior, búsqueda de imprenta, asumir stock, buscar y desarrollar canales para comercializar la obra, desarrollar la marca personal del autor asociado a la obra, dar a conocer autor y producto, organizar actos promocionales …). Este punto es muy personal. Me he encontrado con personas que prefieren dedicarse a aquello que realmente conocen y que otros gestionen la publicación. También he topado con otras personas que piensan que ellos deben hacerlo todo: pero todo, todo. ¿Tú de qué tipo eres? No existe un camino mejor que otros, todos tienen sus ventajas e inconvenientes.
  2. Formato digital: este formato cada vez se usa más, aunque no llega a igualar ni de lejos al número de obras impresas, siempre que hablemos de libros. Si incluimos en la ecuación el número de publicaciones que se hacen a diario en el entorno digital, sin limitarnos a libros, las cifras cambian.
  3. Tu propia web: Tu web es un magnífico soporte para publicar contenido, tu decides la cantidad y si te conviene alojar un blog en la misma web o crear otro blog  aparte. De cualquier forma, con o sin blog, todas las páginas de tu web son un espacio muy importante para publicar contenido.
  4. Tu blog: Tener un blog te permite tener un espacio abierto para publicar sin limitaciones como la web, en tu blog puedes incluir todos los artículos, relatos, capítulos de tu novela, cuentos, poemas… todo lo que consideres oportuno publicar tiene cabida en un blog. Lo único importante (repito nuevamente) es aportar valor y ser coherente. Si tienes un blog de cocina, por favor, no incluyas artículos de mecánica cuántica: lo más razonable sería tener otro blog o distintas pestañas en tu blog para diferenciar el contenido. Ser ordenado y coherente es importante para publicar.
  5. PodCast: ¿Quién dice que el contenido sólo se puede publicar escrito? El formato audio con música de fondo, con varias voces y diálogos  puede resultar de lo más atractivo; ofreces algo diferente al usuario y cambias la experiencia con la que accede a la información. Se distribuye bastante bien en diferentes soportes, y te permite llegar a usuarios con perfiles específicos (por ejemplo, personas con problemas de visión).
  6. Corto de animación: ¿Qué te parecería hacer de tu manual de marketing digital un corto de animación? Desde luego te puedo asegurar que el producto será diferente y si las ilustraciones son acertadas, puede incluso llegar a ser «viral». Claro que en este caso tendrás que asumir unos costes de producción fijos, pero si así marcas la diferencia y te conviertes en un referente en el sector, tu inversión estará más que rentabilizada. Tendrás que encontrar algún estudio de animación y, si no te convencen las opciones, también deberás buscar algún ilustrador que te «llegue al alma» con su trabajo.
  7. Formato vídeo: Vale, ahora hablo de ti; ya sé que este artículo también lo leerán escritores de novelas. Adaptar tu novela a un guión puede ser todo un reto: si crees que es demasiado, puedes elegir el capítulo que más interesante te parezca y grabar en formato vídeo un corto. Este caso supondría un valor añadido: primero porque puedes colgarlo en tu canal de Youtube. Segundo, porque si resulta que es un éxito, puedes realizar un packaging extra para tu novela, y vender la novela con el vídeo. También se me ocurre que podrías usar el vídeo como contenido extra para los lectores que cumpla un determinado requisito…  Las posibilidades son muchas. En este caso vas a necesitar un estudio de grabación, producción, actores… y el precio puede llegar a ser un poco elevado, pero puede ser una buena inversión si eres capaz de dar a conocer tu corto con el plan de marketing adecuado.
  8. Por último, quiero citar una idea que se le ocurrió a Paqui Godino , una compañera empresaria con la que comentaba el artículo. Si ya tienes un guión que se ha llevado a una producción para cine o televisión, siempre puedes pensar en hacer algo diferente con tu historia. ¿Qué te parece convertirla en una novela gráfica?              ¿Prefieres que se trate de una novela? Y por qué no arriesgar y hacer de tu obra una serie de relatos cortos, uno por cada personaje: ¿serías capaz con este nuevo formato de enlazar la historia? Desde luego, se trataría de todo un reto.
  9. Recitar al aire libre: ¿te atreverías a subirte a un banco en cualquier plaza y  leer interpretando tu manual de…? Si consigues que tu mejor amigo te grabe en vídeo puedes tener un material muy interesante para dar a conocer tu obra. Además, como parte de tu experimento, todo el que pase por allí puede ser informado de lo que estás haciendo, (después te convendría crear un embudo de conversión con los datos del experimento para ver los resultados) ¿no crees que a alguna persona se le ocurrirá subirte a las redes sociales? El resto podrás medirlo.

Estas son  las ideas que se me ocurren para publicar, si se te ocurre alguno diferente  te animo a proponerlo. Por supuesto, no te olvides antes de publicar revisar… Apublicar.

 

Asunción Sánchez Monclova

Cómo elegir editorial

editorial: infografía como elegir editorial

www.apublicar. es:   «Infografía: Cómo elegir editorial»     Asunción Sánchez Monclova

 

 

 

Editorial: ¿cuál elegir?

Ponte en situación: llevo un montón de tiempo anotando ideas, estructurando el trabajo, desarrollando la personalidad de los personajes, el tema, el conflicto… y por fin tengo mi obra terminada.

Ahora me toca decidir que hago con el manuscrito. Está claro que después de tanto esfuerzo, no voy a tirarlo todo por la borda eligiendo la primera editorial que encuentre.

La editorial es muy importante en el proceso de venta de mi libro, pero ¿cuál elijo?. Después de  estructurar mis prioridades e investigar estadísticas de publicación, formatos, editoriales, ventas, etc. he establecido una serie de puntos fundamentales para la elección de una editorial:

 

  1. Número de libros publicados en el último mes y año.
  2. Número de autores con más de una obra publicada con la editorial en el último año – 2 años.
  3. Recursos que la editorial pone a disposición del escritor: booktrailer, apoyo en la presentación, corrección del manuscrito, diseño y maquetación del interior, portada, contraportada, ilustración…
  4. ¿Cuánto tiempo lleva funcionando como editorial?
  5. ¿En qué formatos edita las obras?
  6. ¿Con qué puntos de venta tiene acuerdos?
  7. ¿Me ofrece en el servicio  ISBN y código de barras en la obra?
  8. ¿Qué tipo de libros edita? Si mi obra es un cuento infantil está claro que no voy a elegir a una editorial especializada en novelas negras.
  9. ¿Qué propuestas tiene para el autor? Por citar algunas: acompañamiento y stand en ferias del libro, presentación de nuestra obra en eventos literarios, presentación de nuestra obra en medios “offline” y “online”, etc… aquí anota todo lo que para ti sea importante.
  10. Valores que representa. Este punto es muy sutil y muy importante para que tu obra llegue rápido a tu público objetivo. Es fundamental que elijas la editorial que representa los valores que tu obra refleja.
  11. ¿Está actualizada? Utiliza técnicas de impresión innovadoras, desarrolla perfiles “online”, ofrece propuestas innovadoras para diseño y comercialización de los libros, me pueden crear una landing page para la comercialización digital de la obra, pueden alojar un codigo QR en la obra y ofrecerme un espacio virtual a medida para alojar parte de la información de la obra…
  12. Ubicación: para mí la cercanía es importante, no quiero tener que coger un avión para ponerle «la cara colorada» a alguien si la cosa no sale bien.
  13. ¿Disponen de un lugar físico para visitar? No se me ocurre dejar mi obra en manos de una empresa que ni siquiera he visitado.
  14. ¿Están dispuestos a entrevistarse contigo? Si no me dan la opción de una entrevista cara a cara antes de elegirlos como editorial, ya lo tengo claro.
  15. Es importante contactar con unos 3 autores que hayan publicado con la editorial, y preguntarles por la experiencia.
  16. ¿Cumplen cuando prometen que tu libro estará disponible para la venta en…? Son muchos los autores que no encuentran su libro en los puntos de venta acordados.

 

Estos son los puntos que yo considero importantes. Ten en cuenta que pueden variar un poco en función del tipo de obra y formato de publicación. Por ejemplo, resultaría extraño fijar una entrevista con un responsable de  Amazon para publicar un formato digital (Kindle).

 

Antes de buscar editorial es importante tener claro lo siguiente:

 

  1. Tipo de obra.
  2. Ventas del último año en obras del mismo género.
  3. Público objetivo.
  4. Formato de publicación.

A estas alturas ya debes tener claro que la elección de la editorial con la que vas a trabajar es importante. La adecuada influirá de forma positiva en la venta de tu obra.

 

Y por último, para que estés informado de los recursos con los que puedes contar, no te olvides  “antes de publicar… revisa apublicar“.

 

Asunción Sánchez Monclova

marketing y publicar tu libro todo en el mismo plan

Publicar sin un plan de marketing puede convertir en un suplicio la venta de tu libro.

Incluso las editoriales más innovadoras disponen de recursos limitados. Algunas, hasta pueden plantearte la posibilidad de mecenas, pero dada la gran cantidad de obras nuevas que se publican cada año, la clave del éxito está en marcar la diferencia. Tan importante es una buena obra, como darla a conocer de forma adecuada y en los canales que frecuenta tu público objetivo.

Exito de ventas= Buena obra + Plan de marketing + Comprobación Resultados

Mucho me temo que  nuestro futuro como escritores pasa por la famosa frase: «A Dios rogando y con el mazo dando», por un lado, podemos dar rienda suelta a nuestra realización personal escribiendo; pero por otro, no nos queda más remedio que formarnos en marketing, o contratar a una agencia de comunicación.

Tal vez aquellos que cuenten con el enorme y poco frecuente privilegio de tener un agente, puedan dedicarse sólo a escribir, al resto de los mortales nos toca «currar, currar y seguir currando».

A pesar de todo, tiene su parte positiva, ya que el marketing puede ser bastante agradecido con personas innovadoras: ¿te suena el marketing de guerrillas?. Desde luego, puedes creer que si has sido capaz de crear una historia, estás capacitado para formarte, y comenzar a probar con un plan de marketing. Eso sí, comprueba  los resultados. Ahora todos los medios digitales ponen a tu disposición las métricas necesarias. En cuanto a los soportes «offline« tienes estudios de audiencia, tirada, difusión… (OJD; EGM…)

Y quien sabe…  para tu siguiente obra, puedes tener a un agente literario llamando a tu puerta. ¿Qué pasa? ¿sigue sin aparecer el «famoso» agente literario? no te preocupes, que ahora vamos a la parte práctica, a grandes rasgos, voy a definir lo más importante para tu plan de marketing y marca personal:

  • Definir tu marca personal
    • Estilo de comunicación
    • sello o logo como autor
    • color (el neuromarketing juega aquí un papel fundamental)
    • figura con la que te vas a identificar en tus comunicaciones de marca
    • contenido
    • forma en la que vas comunicar, etc.

este trabajo es muy importante y definirá tu marca como autor, no sólo para este trabajo sino para todas tus futuras obras. Tómatelo en serio, porque es la imagen que el mundo va a tener de ti. En próximos artículos, uno está dedicado a la marca personal.

  1. Público Objetivo.: dedica todo el tiempo que necesites para estudiar tu público objetivo, son tus compradores y si no los defines bien, jamás podrás llegar a ellos:
    • edad
    • nivel económico y cultural
    • localización
    • idioma
    • sexo
    • profesiones
    • aficiones, etc…
  2. Objetivo: lo principal en tu plan será establecer un objetivo corto, sencillo y alcanzable,  definiendo en que tiempo lo quieres conseguir. Sé realista y fija objetivos posibles, «no vas a poder alcanzar la luna si no tienes una nave espacial».
  3. Estrategia y plan de acción: En base al objetivo, presupuesto, Público Objetivo y estudios preliminares de competencia, etc… fija tu estrategia y plan de acción, debes definir  acciones en periodos de tiempo, y detallar los soportes o medios que vas a utilizar, frecuencia de las publicaciones, contenidos…
  4. Comprobación periódica de resultados: imprescindible para adaptarnos a la situación, realizar los cambios pertinentes, y lograr nuestro objetivo.

 

Espero que te resulte útil la información y desde luego como escritor, verás rápidamente la diferencia de promocionar tu obra con un plan.

 

 

Asunción Sánchez Monclova