Publicar

¡Publicar sí! Pero… ¿Cómo publico?

¡Publicar sí! ¡Quiero publicar! Pero… ¿Cómo publico?

¿Qué formato elijo para publicar?

En este artículo voy a revisar todas las posibilidades que puedes usar para dar a conocer cualquier obra o material que tengas escrito o grabado. No quiero limitar este contenido a autores literarios, una vez más voy a insistir: todo el que escribe es escritor y tiene contenido para publicar. No es necesario tener escrita una novela para tener algo que publicar.

Lo primero en lo que me centro es en lo que se puede publicar:

  1. Una obra literaria.
  2. Una recopilación de los mejores artículos de tu blog.
  3. Una recopilación de esos relatos cortos o impresiones que vas anotando en tu libreta preferida.
  4. Esa guía que has creado para regalar a tu público objetivo como parte de una oferta.
  5. Un manual que has recopilado para tener a mano lo más importante del tema en el que eres experto. ¿Cómo dices?¡Ah! Que lo has ido grabando porque no tenías tiempo de escribir. No importa, esto también vale.
  6. Tus sueños: los reales y los inventados. Todos sirven.
  7. Tu experiencia en un proyecto concreto con la documentación pertinente. Si lo que tienes es una presentación o un formato vídeo, mejor todavía.
  8. Así podría seguir un rato más, pero creo que ya te haces una idea de lo que quiero decir. Para publicar lo único imprescindible es tener algo que aporte valor: esa es la clave. Puedes aportar valor con conocimiento teórico o práctico sobre una materia, con una visión diferente de la realidad, con tu propio talento para analizar hechos concretos…

Ahora quiero aprovechar para hacerte reflexionar un momento más:

Publicar... Sí

Publicar es imprescindible para enriquecer este mundo.

¿Sabías qué?…

Los conocimientos que no se publican

son como las huellas en la arena,

el viento se las lleva

y nunca nadie sabrá de ellas.

Si no publicas tu talento se pierde,

no aportas tu capacidad a este mundo

 lo empobreces.

 

Vamos ahora a los formatos entre los que puedes elegir para publicar contenido:

  1. Publicación impresa: este formato es el más usado, y se trata de decidir si publicar tu obra a través de una editorial, cediendo parte de tus derechos de autor para la explotación, o si autopublicas tu obra conservando los derechos de autor, pero haciéndote cargo de todo (corrección orto tipográfica y de estilo, diseño portada, maquetación interior, búsqueda de imprenta, asumir stock, buscar y desarrollar canales para comercializar la obra, desarrollar la marca personal del autor asociado a la obra, dar a conocer autor y producto, organizar actos promocionales …). Este punto es muy personal. Me he encontrado con personas que prefieren dedicarse a aquello que realmente conocen y que otros gestionen la publicación. También he topado con otras personas que piensan que ellos deben hacerlo todo: pero todo, todo. ¿Tú de qué tipo eres? No existe un camino mejor que otros, todos tienen sus ventajas e inconvenientes.
  2. Formato digital: este formato cada vez se usa más, aunque no llega a igualar ni de lejos al número de obras impresas, siempre que hablemos de libros. Si incluimos en la ecuación el número de publicaciones que se hacen a diario en el entorno digital, sin limitarnos a libros, las cifras cambian.
  3. Tu propia web: Tu web es un magnífico soporte para publicar contenido, tu decides la cantidad y si te conviene alojar un blog en la misma web o crear otro blog  aparte. De cualquier forma, con o sin blog, todas las páginas de tu web son un espacio muy importante para publicar contenido.
  4. Tu blog: Tener un blog te permite tener un espacio abierto para publicar sin limitaciones como la web, en tu blog puedes incluir todos los artículos, relatos, capítulos de tu novela, cuentos, poemas… todo lo que consideres oportuno publicar tiene cabida en un blog. Lo único importante (repito nuevamente) es aportar valor y ser coherente. Si tienes un blog de cocina, por favor, no incluyas artículos de mecánica cuántica: lo más razonable sería tener otro blog o distintas pestañas en tu blog para diferenciar el contenido. Ser ordenado y coherente es importante para publicar.
  5. PodCast: ¿Quién dice que el contenido sólo se puede publicar escrito? El formato audio con música de fondo, con varias voces y diálogos  puede resultar de lo más atractivo; ofreces algo diferente al usuario y cambias la experiencia con la que accede a la información. Se distribuye bastante bien en diferentes soportes, y te permite llegar a usuarios con perfiles específicos (por ejemplo, personas con problemas de visión).
  6. Corto de animación: ¿Qué te parecería hacer de tu manual de marketing digital un corto de animación? Desde luego te puedo asegurar que el producto será diferente y si las ilustraciones son acertadas, puede incluso llegar a ser “viral”. Claro que en este caso tendrás que asumir unos costes de producción fijos, pero si así marcas la diferencia y te conviertes en un referente en el sector, tu inversión estará más que rentabilizada. Tendrás que encontrar algún estudio de animación y, si no te convencen las opciones, también deberás buscar algún ilustrador que te “llegue al alma” con su trabajo.
  7. Formato vídeo: Vale, ahora hablo de ti; ya sé que este artículo también lo leerán escritores de novelas. Adaptar tu novela a un guión puede ser todo un reto: si crees que es demasiado, puedes elegir el capítulo que más interesante te parezca y grabar en formato vídeo un corto. Este caso supondría un valor añadido: primero porque puedes colgarlo en tu canal de Youtube. Segundo, porque si resulta que es un éxito, puedes realizar un packaging extra para tu novela, y vender la novela con el vídeo. También se me ocurre que podrías usar el vídeo como contenido extra para los lectores que cumpla un determinado requisito…  Las posibilidades son muchas. En este caso vas a necesitar un estudio de grabación, producción, actores… y el precio puede llegar a ser un poco elevado, pero puede ser una buena inversión si eres capaz de dar a conocer tu corto con el plan de marketing adecuado.
  8. Por último, quiero citar una idea que se le ocurrió a Paqui Godino , una compañera empresaria con la que comentaba el artículo. Si ya tienes un guión que se ha llevado a una producción para cine o televisión, siempre puedes pensar en hacer algo diferente con tu historia. ¿Qué te parece convertirla en una novela gráfica?              ¿Prefieres que se trate de una novela? Y por qué no arriesgar y hacer de tu obra una serie de relatos cortos, uno por cada personaje: ¿serías capaz con este nuevo formato de enlazar la historia? Desde luego, se trataría de todo un reto.
  9. Recitar al aire libre: ¿te atreverías a subirte a un banco en cualquier plaza y  leer interpretando tu manual de…? Si consigues que tu mejor amigo te grabe en vídeo puedes tener un material muy interesante para dar a conocer tu obra. Además, como parte de tu experimento, todo el que pase por allí puede ser informado de lo que estás haciendo, (después te convendría crear un embudo de conversión con los datos del experimento para ver los resultados) ¿no crees que a alguna persona se le ocurrirá subirte a las redes sociales? El resto podrás medirlo.

Estas son  las ideas que se me ocurren para publicar, si se te ocurre alguno diferente  te animo a proponerlo. Por supuesto, no te olvides antes de publicar revisar… Apublicar.

 

Asunción Sánchez Monclova

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *