¿Conoces a Pedro Carrascoso? Es el ilustrador del álbum ilustrado El arma secreta

Entrevistamos a Pedro Carrascoso ilustrador del álbum ilustrado “El arma secreta” de la editorial Apublicar. Queremos conocer su verdadera arma secreta.

Pedro Carrascoso es el ilustrador de la obra publicada en noviembre de 2018: “El arma secreta”. Esta obra es muy especial para la editorial y ha supuesto un gran reto al que nos estamos adaptando en cuanto a formatos y plataformas en las que estamos dando a conocer la obra. Al ser la obra escrita por un niño para superar su dislexia supone un ejemplo de superación y trabajo en equipo. Adam Lee escribió esta obra con siete años, pero no es el único que ya tenía clara su profesión con esta edad. Pedro carrascoso siempre ha sabido que quería dibujar, y aunque este es su primer álbum ilustrado sabemos que no será el último.

  • Queremos iniciar la entrevista haciendo una aclaración al lector, este álbum ilustrado tiene un original toque de novela gráfica; en cambio hace unos años hablábamos de cuentos infantiles ilustrados. Ha sido una apuesta arriesgada para la edad a la que va dirigida la obra. ¿Cómo se te ocurrió?

Como bien dices, siempre quise dedicarme a la ilustración infantil. Cuando pensaba en ello, me imaginaba un dibujo muy caricaturesco o pasteloso, un tanto bobo pero tierno, porque en mi cabeza veía un público de niños pequeños e inocentes que acababan de empezar el cole. Sin embargo, tener tantos primos y un hermano dentro de este marco de edad me hizo plantearme algo: ¿Cuán inocente es un niño hoy día? Cada vez los peques maduran antes y, por tanto, necesitan un contenido que nosotros mismos como adultos pensamos que no van a entender, pero sí. Un ejemplo de ello es la tecnología: mis padres, que rondan los 50, aún tienen que preguntarme decenas de dudas sobre sus móviles, mientras que yo aprendí a defenderme con ellos sobre los 15 años. Pero es que hoy día si le dejas un iPhone a cualquier niño de 5 años probablemente éste te enseñe algo a ti que no sabías.

Con los dibujos animados pasa igual. La gente ya debe haberse dado cuenta a estas alturas que las series animadas de éxito de ahora tienen un humor con pinceladas muy maduras, un humor cada vez más adulto. Se tratan temas de profundidad como el racismo, la homosexualidad, la guerra, etc. Y a pesar de ello los niños lo entienden y comprenden el enfoque de tolerancia y convivencia que se les quiere transmitir.

La obra de Adam no es sólo una terapia para superar su dislexia. Él enfoca su historia como un conflicto a nivel mundial que hay que resolver y la manera correcta de hacerlo. Habla del hecho de que en la guerra no hay ganadores y que la única victoria posible es que las personas se acepten y cooperen.

Hace 10 años creíamos inconcebible que un niño pudiera tratar estos temas con una comprensión al menos mínima de ello, pero aquí estamos. Yo quise que este grado de madurez se reflejara en la obra. Compartí con Adam cada boceto que hice para que él mismo me diera el OK, siempre tratando de hacer una ilustración y un formato acordes al grado de madurez que ha demostrado.

  • Este es tu primer álbum ilustrado ¿Cómo ha sido la experiencia?

Única. Siempre quise dedicarme a la ilustración infantil pero ya me había resignado a que no sería así. Esta oportunidad ha sido de lo más inesperado que me ha ocurrido en la vida. Ha supuesto un auténtico reto, sobre todo porque siempre había dibujado en blanco y negro. No tenía nociones sobre la aplicación del color, así que tuve que aprender sobre la marcha buscado tutoriales en YouTube, viendo como lo hacían los profesionales, y a base de ensayo y error. Resulta sumamente placentero el hecho de que un trabajo al que le has puesto todo tu empeño esté en la calle, al alcance de todos.

  • ¿Qué crees que aporta la obra “El arma secreta” al panorama de la literatura infantil? Actualmente hay muchas publicaciones nuevas al año ¿Qué piensas que diferencia a esta obra del resto y la convierte en única, especial e inolvidable?

Además del hecho de que aborda un tema de profundidad desde la perspectiva de un niño, supone no sólo una muestra de superación, sino también un ejemplo a seguir. Además de Adam y su dislexia, yo mismo tengo que convivir con el síndrome de Asperger. Para los que no lo sepan, es un grado de autismo. Puede padecerse a distintos niveles y de distintas formas, pero en mayor o menor medida conlleva un sinfín de dificultades a la hora de relacionarse con las personas que te rodean.

Lo que creo que diferencia a esta obra de la mayoría es el hecho de que haya sido escrita e ilustrada por dos personas, una de ellas un niño, con dificultades claras para el aprendizaje y la comunicación. Viene a demostrar con creces que, con esfuerzo, apoyo y ayuda, querer es poder. Espero de corazón que este trabajo sea el empujoncito para que otros niños y niñas, e incluso adultos, rompan sus barreras y puedan llegar a donde se lo propongan sin importar los problemas que tengan.

  • ¿Qué destacarías de tu currículum como ilustrador? ¿Cuál piensas que es tu mayor talento como ilustrador?

Sin duda alguna este cuento sería lo primero que destacaría. Me gustaría convertirlo en una medalla y llevarla al cuello con orgullo. En cuanto a mi mayor talento como ilustrador, creo que sería mi adaptabilidad. Muchos ilustradores se encasillan en un estilo que dominan sobradamente y se convierten en auténticos maestros dentro de él, pero si los sacas de su línea la mayoría no saben defenderse o les cuesta. En mi caso nunca he seguido un estilo concreto, sino que mi ilustración se ha ido adaptando a todo aquello que he visto, me ha gustado y he aplicado. A menudo hago un dibujo que no se parecen en nada al anterior. Me agrada poder abarcar distintos estilos, porque ello me abre un abanico de posibilidades mucho más extenso en cuanto al tipo de trabajos que puedo hacer. No estaría mal ser el mejor en algo, pero prefiero saber lo suficiente de todo.

  • ¿Por qué decidiste ilustrar precisamente esta obra?

Porque en cuanto conocí a Adam y su historia personal me sentí identificado. Es un niño muy inteligente con problemas claros, pero eso no lo frenó. Creo que con el cuento se retó a sí mismo y ganó. Me recordó a mí cuando me detectaron el síndrome de Asperger: sabía que tenía un problema, lo reconocí y quise superarlo. Siempre estaré agradecido con la primera psicóloga que me ayudó, que se llamaba Graciela. Me dio el valor suficiente para enfrentarme a la calle como nunca antes me había atrevido a hacerlo. De hecho, pese a tener graves problemas de comunicación y darme pánico la interacción social, estuve más de 10 años trabajando de cara al público como dependiente en un negocio familia. Ése fue uno de mis mayores retos y quienes me conocen saben que lo gané.

  • ¿Dirías que las experiencias de tu infancia han sido importantes en tu forma de ilustrar?

Diría que han sido determinantes. No tuve una buena infancia en lo que a amigos se refiere. No los tuve realmente hasta que empecé la ESO. Durante la primaria sufrí bullying casi a diario. Para que os hagáis una idea: los profesores me castigaban echándome al patio, porque prefería pasar el recreo en el aula estudiando o dibujando. Dibujar fue mi refugio y en poco tiempo mi pasión. A causa del bullying fui a un instituto diferente al que fueron mis compañeros de la primaria. Allí conocí a los primeros que pude llamar amigos, y con el tiempo a otras personas que dibujaban mejor que yo o con otros estilos y de las que aprendí. Es curioso porque si en la infancia hubiera tenido amigos, quizás ahora no sería ilustrador. Supongo que ya nunca lo sabremos.

  • ¿Crees que ha sido casualidad o causalidad que hayas ilustrado precisamente esta obra? ¿Cómo ha sido la experiencia de ilustrar una obra teniendo como autor a un niño?

Lo fácil sería decir que fue la casualidad, pero creo que cada acción tiene una reacción. También creo que el mundo es un pañuelo, así que no es difícil imaginar que algo que hice y de lo que ya ni me acordaba acabase llegando a las manos adecuadas. Me contactaron para proponerme el cuento porque mi editora vio mi trabajo; mi editora vio mi trabajo porque se lo enseñaron mis padres; mis padres se lo enseñaron porque yo lo hice. Como se suele decir, “en el pueblo todos se conocen”.

En cuanto a mi experiencia ilustrando un cuento escrito por un niño, diría que inesperada y grata. No es habitual que los niños escriban y lleguen a publicar. No es que me parara a pensarlo, pero daba por hecho que, si llegaba a ilustrar un cuento, éste sería escrito por un adulto. El hecho de que Adam sea el autor lo convierte en algo nuevo, único, diferente e incluso anormal. ¿Y sabes qué? No es la gente normal que hace que el mundo cambie… La gente normal vive en el estancamiento porque no van más allá de lo conocido. Son los anormales, los “locos” los que se atreven no sólo a soñar, sino a llevar sus sueños a cabo. Y viéndolo así, me atrevo a afirmar que he trabajado a gusto con Adam por tanto él como yo estamos “locos”.

 

En esta editorial seguimos soñando y dando nuevos recursos y opciones a esta obra, hemos presentado un proyecto educativo que ha sido catalogado como práctica innovadora docente y hemos ampliado la obra con una versión en tapa dura añadiendo alguna información que hemos recopilado en el proyecto.

El objetivo es sencillo: «que todos los niños y niñas en edad de escolarización sepan que el apoyo de familia, docentes, terapeutas y centros educativos hacen posible que todos los obstáculos se superen (dislexia, Asperger, autismo…) y se hagan realidad sueños como este» Como dice una persona a la que tengo mucho cariño y que nos ha ayudado mucho con este proyecto «Todos y todas sumamos»

¿Quieres disfrutar del álbum ilustrado el arma secreta? ¿Quieres trabajar con el proyecto educativo?

Si quieres revisar la obra podemos llevártela a casa y si te parece interesante el trabajo que proponemos solo tienes que enviarnos un correo electrónico y te haremos llegar el proyecto educativo.

obra infantil escrita por Adam Lee e ilustrada por Pedro Carrascoso. Si quieres comprarla pincha en la imagen.

 

M.Carmen Mórdom nos presenta Cómo nacieron las estrellas de mar.

♥Entrevista a M.Carmen Mórdom ilustradora del álbum ilustrado “Cómo nacieron las estrellas de mar” de la editorial Apublicar.

M.Carmen Mórdom es el nombre artístico de Mª Carmen Moreno Domínguez, ilustradora de la obra publicada en diciembre de 2018: “Cómo nacieron las estrellas de mar” primer volúmen de la serie “Cuadros que cuentan”. Nos encontramos con una editorial de Dos Hermanas (Sevilla), la escritora Mary Carmen Delgado Barranquero de Triana (Sevilla) y la ilustradora del Aljarafe Sevillano en concreto de La Puebla del Río (Sevilla). Creo que podemos hablar de talento sevillano al 100%.

 En esta entrevista vamos a destapar los talentos y virtudes de la ilustradora frente a la ilustración.

Como bien ha dicho la editora Asun Sánchez Monclova (editorial A Publicar), me llamo Mª Carmen Moreno Domínguez, he nacido, estudiado y trabajado en Sevilla. Me licencié en Bellas Artes (especialidad de Restauración de Arte) y después ya fuera realicé varios cursos de diseño gráfico y de ilustración. Tras acabar la carrera y trabajar a veces en temas de restauración de obras, ejercí como diseñadora gráfica durante muchos años en una pequeña empresa, tomando la decisión de dejar ese puesto  para intentar dedicarme a la ilustración, género que me ha enamorado.

Cuando empezó el boom de las redes sociales y comencé a tener encargos de pintura, diseño, exposiciones, sentí la necesidad de tener mi propia identidad artística, una página con mi trabajo, tarjetas, una “marca” por decirlo de alguna forma por la que me reconocieran (aunque aún estoy trabajando en un posible logo). Además mi nombre y apellidos me parecían muy comunes. Tengo una amiga artista que fundió sus apellidos y creó su propia marca y pensé ¿cómo quedarían los míos si hiciera lo mismo?  El resultado me encantó porque sonaba al “Señor de los Anillos” (del que soy  muy fan). Mórdom suena a Mórdor, me pareció original, más corto y que  la gente lo recordaría más.

En cuanto a mi recorrido profesional en este campo, he participado con alguna de mis ilustraciones en dos libros solidarios: Relatos Ilustrados de la antología Doñana es Arte para la ayuda a la reforestación de las zonas quemadas en el incendio y Hada de Estrellas, álbum ilustrado para ayudar en la lucha contra el cáncer infantil. También participo en el libro Luces de Bohemia ilustrado, de Mil coeditores.

Recientemente ha salido publicado con la editorial APublicar un álbum que he ilustrado y maquetado con el título Cómo nacieron las Estrellas de Mar, escrito por la autora Mary Carmen Delgado Barranquero. Cómo nacieron las estrellas de mar es el primer volúmen de la colección Cuadros que cuentan, una colección que contará mucho sobre el arte y las obras de arte.

 

  • Queremos iniciar la entrevista haciendo una aclaración al lector, últimamente oímos mucho el término “álbum ilustrado”; en cambio hace unos años hablábamos de cuentos infantiles ilustrados. ¿Se trata de una moda o existe realmente alguna diferencia entre ambos conceptos?

No creo que sea una moda. Aunque se escuche más de un tiempo para acá, el término de “álbum ilustrado” creo que va ligado al auge paralelo que ha tenido  la literatura infantil.

Los cuentos ilustrados de toda la vida han sido libros donde el texto va acompañado de ilustraciones que reflejan la historia que se está narrando, pero éstas no son imprescindibles. El libro podría leerse igualmente bien si no tuviera imágenes, tienen una función sólo estética. Normalmente el texto se escribe primero y a partir de él se crean las ilustraciones.

En los álbumes ilustrados texto e ilustración se integran, dependen uno de otra. La imagen es imprescindible, enriquece y  complementa al texto, incluso predomina muchas veces. El lector debe interpretar más allá de las palabras. La historia se apoya fundamentalmente en la ilustración, además texto e imágenes suelen crearse a la vez o el mismo autor escribe e ilustra.

 

  • Este es el primer álbum que has ilustrado completamente al 100% ¿Cómo ha sido la experiencia?

Primer volúmen de la colección «Cuadros que cuentan»

La verdad es que no lo he podido disfrutar más. Desde el inicio del proyecto, los bocetos, el color, los detalles y anécdotas,  ir viendo cómo cobraba vida una historia tan bonita que me tocó el corazón desde que la leí por primera vez, porque además tanto  mi marido como yo tuvimos abuelas que se llamaban Carmen y que fueron personas muy importantes en nuestras vidas.

Y como no, la satisfacción de trabajar con total libertad junto a alguien que ha confiado en mi trabajo, que me ha dado la oportunidad de poder expresarme de la forma que más me gusta con uno de sus maravillosos relatos. Mil gracias, Mary Carmen Delgado Barranquero.

Una experiencia súper bonita que repetiremos en los siguientes volúmenes de la colección, aunque este primero siempre tendrá un lugar muy especial en mi corazón.

 

  • ¿Qué crees que aporta la obra “Cómo nacieron las estrellas de mar” al panorama de la literatura infantil? Actualmente hay muchas publicaciones nuevas al año ¿Qué piensas que diferencia a esta obra en el entorno literario y la convierte en única? ¿Dónde situarías esta obra dentro de las publicaciones de literatura infantil y juvenil? Y ¿Dónde piensas que te sitúa esta obra a ti como ilustradora?

Pues, aunque no sé si será única, creo que  “Cómo nacieron las estrellas de mar” aporta una visión diferente del álbum ilustrado como objeto en sí, pues el diseño de su portada se ha pensado para que represente un Cuadro que Cuenta, una historia enmarcada que se pueda colocar físicamente en cualquier rincón, estantería o pared con las sujeciones apropiadas y que encierra dos bonitas historias, partiendo una de ellas de un cuadro que está en la pared.

Por otro lado, el lector debería ser el que sitúe esta obra dentro de las publicaciones de literatura infantil y juvenil, una vez la conozca e interprete. No me gusta encasillar, además pienso que este álbum no tiene edad, que es para todos los públicos.

Una vez se vaya conociendo el libro la gente me irá conociendo paralelamente también a mí, una ilustradora que está empezando, casi desconocida hasta el momento pero con unas ganas de crear, comunicar y expresar enormes; ávida de nuevos proyectos y de gente que apueste por mi trabajo.

 

  • ¿Qué destacarías de tu currículum como ilustradora? ¿Cuál piensas que es tu mayor talento como ilustradora?

De mi corta trayectoria como ilustradora, aparte de este álbum donde he podido realizar todas sus ilustraciones así como la maquetación al completo, ha tenido una gran relevancia el álbum ilustrado “Hada de Estrellas” de Concha Estellés, porque fue el primero donde tuve el placer de participar y conocer a otras grandes ilustradoras, metiéndome más de lleno en este campo.

Hay una pregunta que no ha respondido M.Carmen Mórdom y que desde la editorial Apublicar, ya que conozco a Mórdom, me voy a permitir contestar. El mayor talento que he descubierto en M.Carmen Mórdom es su enorme creatividad, una sensibilidad extrema que le permite plasmar una gran belleza a su creación y un perfeccionismo que imprime en todo lo que hace creando entornos repletos de detalles, ricos y que son un deleite para el observador. Por último, pero no menos importante, destacaría que tiene un capacidad innata para adaptarse a nuevos retos lo que hace posible que su obra sea compleja y completa. Este proyecto no es algo habitual, ni el concepto de que parte ni la idea es lo que suele aparecer en un álbum ilustrado y M.Carmen Mórdom captó rápidamente la nueva idea y se puso a crear completando el universo creado.

 

  • Parece que encontramos más ilustradores en novela gráfica y más ilustradoras en álbum ilustrado infantil o juvenil ¿Cuál piensas que es la razón?

No me había parado a pensarlo ni contabilizarlo, pero imagino que las mujeres ilustradoras, por su condición de madre en su mayoría, tendrán más sensibilidad y cercanía al mundo infantil y juvenil, volcando su arte muchas de ellas en este campo.

 

  • Hubo un tiempo en el que se pensó que había una razón científica para el hecho de que hubiese más pintores que pintoras. Según algunas versiones parece que el cerebro masculino tiene una predisposición a la percepción e interpretación espacial más desarrollada que el femenino, lo que le permite mayor facilidad para realizar una obra pictórica, desarrollo de la perspectiva… ¿Crees que es cierto?

No sé lo que tendrán de cierto esas versiones supuestamente basadas en razones científicas. A mi parecer todo se fundamenta en el papel secundario que siempre se le ha dado a la mujer, menos reconocida prácticamente en todos los sectores aunque seguramente con sentidos más desarrollados que el hombre en otros campos como la sensibilidad, meticulosidad, precisión…

 

  • Y ahora para cerrar, este es el primer volumen de la colección “Cuadros que cuentan” ¿Cuándo supiste que querías realizar este proyecto? me imagino que algo debió enamorarte de él ¿es así?

Bueno, en cuanto Mary Carmen Delgado me lo propuso acepté sin dudarlo aun sin saber todavía los detalles del proyecto. Primero porque la propuesta venía de ella, una autora que me encanta, que rebosa creatividad y en quien confío plenamente y después, porque me cautivó la originalidad de emplear un concepto de fusión de lo que son mis dos pasiones, la pintura y la ilustración, creando Cuadros que Cuentan, una colección de álbumes ilustrados que crearán la Galería del Cuentista.

Y como no, deseando comenzar ya con el segundo título de la colección, aún por determinar.

 

Te recomendamos que no te pierdas esta maravillosa obra y sus ilustraciones, si quieres te la llevamos a casa.

.

 

¿Cómo elijo al ilustrador o ilustradora perfecto para mi obra?

¿Cómo saber qué ilustrador es el adecuado para mi libro?

Enrique Carlos Martín ilustrador con varios libros publicados en su haber, ha accedido a hacer este artículo para los seguidores del blog de Apublicar. Le he pedido un par de cosas aparentemente sencillas, pero que son la causa de muchos quebraderos de cabeza. La ilustración no es sólo para una novela gráfica o un libro infantil, la ilustración tiene muchas más posibilidades que a veces no se aprovechan por desconocimiento.

Ahora entrando en faena quiero mostrar la experiencia y opinión de  Enrique Carlos ¿Qué consejo darías a los escritores acerca de la ilustración?

 

Enrique Carlos Martín, Ilustrador y escriitor

Enrique Carlos Martín, Ilustrador y escriitor

Yo llevo muchos años ilustrando. Es lo que tiene ser ilustrador. Pero hete aquí que también escribo. Cosas de la vida.

Y tú me dirás, «¿pues entonces, para qué te vas a preguntar esto? Te ilustras tú y punto, ¿no?».

Y yo te respondo, como si me apellidara Ozores, «¡no hija, no!»

Bueno, sí.

Pero no.

A ver, no se me amontonen, que lo explico.

Hasta ahora me he ilustrado yo mis libros a mí mismo, mismamente. Cierto. Pero me he planteado más de una vez buscar ilustrador.

Como ilustrador, tengo unos registros concretos. Puedo, a base de profesión, intentar emular otros, pero nunca darán el mismo resultado.

Por mucho que yo quiera, no me saldrá ni a tiros la personalísima visión realista de Abel Ippólito, o la elegancia gráfica de José Luis Ágreda. No podría ni por asomo conseguir el hiperrealismo de Albo López ni la pintura emocional de Patricia Metola.

Abel Ippólito agita tus emociones con su visión personal de la vida real.

Abel Ippólito agita tus emociones con su visión personal de la vida real.

José Luis Ágreda o cómo plasmar cualquier cosa con clase y distinción.

José Luis Ágreda o cómo plasmar cualquier cosa con clase y distinción.

Albo López va más allá de la cámara fotográfica con un bolígrafo.

Albo López va más allá de la cámara fotográfica con un bolígrafo.

Patricia Metola y su pellizco emocional.

Patricia Metola y su pellizco emocional.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mi trabajo, pulido a lo largo de años de encargos y horas de divertimento personal (todo hay que decirlo), me ha llevado a conformar un estilo, un abanico gráfico y un lenguaje personal del que difícilmente puedo salir. O mejor dicho, puedo franquear sus fronteras, pero siempre se notará que soy extranjero en esa nueva tierra.

Y entonces voy, y escribo algo que no se encuentra en ese círculo que manejo como ilustrador.

Pero… ¿cómo sé que mi dibujo no es el adecuado para mi texto?

Ven. Demos un paso atrás para contemplar el asunto. Cuidado, no me pises.

Hay obras con trasfondo realista y crudo, para adultos, que se han dibujado con ilustraciones que valdrían para un público infantil, y funciona.  Por poner un ejemplo, ahí está: “Maus” de Art Spiegelman, premio Pulitzer en 1992.

No hay que acudir a un estilo realista y barroco para tratar conceptos filosóficos o escritos clásicos, como demuestra, por ejemplo, el gran Max, capaz de simplificar de manera envidiable.

Podemos encontrar humor en dibujos para obras literarias que se podrían calificar como “serias”, como el que trasmite el inefable Carlos Nine.

Son ratoncitos y gatitos. Pero Art Spiegelman no te cuenta un cuento.

Son ratoncitos y gatitos. Pero Art Spiegelman no te cuenta un cuento.

Max navega entre lo poético y lo perturbador.

Max navega entre lo poético y lo perturbador.

El inefable Carlos Nine a los pinceles.

El inefable Carlos Nine a los pinceles.

 

 

 

 

 

 

 

 

No parece haber nada que limite la ilustración para cualquier obra escrita, sea para el público que sea (infantil, juvenil o adulto) ni al género que se circunscriba (noir, cifi, terror, histórico, romántico…). Podemos encontrarnos ejemplos extraordinarios a patadas, aunque recomiendo que se haga de forma más civilizada.

Colores brillantes para textos oscuros, geometrías para explicar las emociones, manchas pictóricas para obras de no ficción…

Y después de todo esto, ya sé lo que pensarás: “¡vale, tío, vaya brasa me estás dando! ¡Todo para decirme cómo saber si encaja o no el dibujito de marras!”

Vale, pues tú, fuera de esta lectura.

Tú, la que no protestas, quédate que eres un encanto.

¿Entonces? ¿Si “todo vale”, qué criterio podemos seguir para decir que tal ilustración no encaja con tal texto? (es lo mismo que ha dicho el expulsado, solo que con educación).

Tenemos varios aspectos que podemos plantearnos. Te cuento un par.

Por un lado, el público lector al que queremos llegar.

Si bien es cierto que se hace de todo y no se puede hablar de limitaciones para la ilustración, también es cierto que podría ser que a tu posible público no le atraiga determinadas trasgresiones.

O al contrario.

Ahí lo dejo.

De momento.

Porque, por otro lado, está lo que aporta la ilustración al texto.

Una ilustración puede acompañar al texto sintonizando con su estilo, forma y fondo. Será algo así como una ayuda visual. Sitúa, amplía, comenta gráficamente. Un agradable colega de viaje.

También, puede provocar una ruptura. Un cambio de sentido del camino que toma el texto. Es una visión personal del artista ilustrador sobre los conceptos que maneja la obra escrita, que da al libro una nueva dimensión. Plantea preguntas, obliga a otros puntos de vista. Aporta a otro nivel.

En casos puntuales podemos encontrarnos, incluso, que el texto sin la ilustración no se podría comprender. Y al contrario. Aquí letra y dibujo forman partes forzosamente complementarias en la obra. Los artistas (escritor e ilustrador) no sólo trabajan al mismo nivel, sino que completan la obra de forma indefectible.

¿Mi recomendación para decidirte por un ilustrador o tipo de ilustración para tu libro?: busca ejemplos de ilustraciones que te atraigan (por ejemplo en librerías, bibliotecas o encomiéndate a San Internet), dale vueltas a estas reflexiones, piensa qué querría ver tu público lector y qué te gustaría a ti que aportara la ilustración al texto. Y charla sobre ello con los ilustradores que contactes. Que no muerden, mujer (la mayoría).

Aunque para esta incógnita siempre tendrás una brújula a mano, que yo te animo a seguir si te atreves.

Escucha lo que te dice tu corazón.

(nota: sí, es una frase de uno de los personajes de la peli de los Coen, “Muerte entre las flores”, me he dado cuenta después. Pero me ha quedado mono, así que no la quito).

Si te apetece saber más del tema, échale un ojo con el resto del cuerpo incluido a este artículo. Espero que te sirva. ^___^

https://enriquecarlosautor.com/claves-para-encargar-ilustraciones/

Y si ya sabes qué ilustrador es adecuado para tu libro, y te apetece contármelo, no te cortes. Así hacemos comunidad. ^__^

Enrique Carlos Martín (ilustrador y escritor)