Marca Personal al alcance de todos con Apublicar

Marca Personal: tu imprescindible en el entorno digital se vuelve fácil con Apublicar

Marca Personal: tu imprescindible en el entorno digital se vuelve fácil con Apublicar

La marca personal es tu imagen, tu carta de presentación y tu talento expuesto para ser revisado.

La marca personal o Personal Branding surge en EEUU a finales de los noventa y hoy día con el entorno virtual se ha convertido en algo imprescindible; tanto si sabes lo que es como si no lo sabes estás exponiendo tu marca, creándola, dándole forma y de ello dependerá la imagen que de ti se va a proyectar en la red y en las redes sociales. Es mejor tener claro que estamos ofreciendo una imagen de nosotros mismos de forma continua, y nunca olvidar que Google ni perdona ni olvida, “ojo” con lo que se publica.

Una vez aclarados los conceptos previos creo que ya sabes que tu marca personal es lo que todos ven de ti, tu primera imagen, y ésta te puede afectar en tu trabajo, en tu búsqueda de empleo e incluso en las relaciones personales.

Pasos a seguir para desarrollar una marca personal coherente:

Según Andrés Pérez Ortega, para definir tu marca persona es fundamental:

  1. Lo primero definirte a ti mismo y saber lo que te diferencia del resto, para poder establecer tus atributos, elementos diferenciadores, especialización…
  2. Sinceridad para generar credibilidad y transmitir emoción.
  3. Encuentra y Establece un vínculo que te una con los demás, y para ser más concretos con tu público objetivo.
  4. Tu Marca Personal te ayudará ocupar un lugar preferente en la mente de quienes te interesan.

Resumiendo, los puntos fundamentales que debes desarrollar:

1. Tu marca personal comienza con tu imagen pero va mucho más allá, debes comunicar no sólo una imagen cercana, amable y formada sino todo tu talento: ese que tu jefe no ha sido capaz de ver y que ahora vas a hacer visible para todo el que quiera mirar. Por favor, antes de subir a las redes sociales una foto “poniendo morritos”, piensa que no sabes quién la va a ver, y cómo podría afectar a la imagen que tenga de ti la persona o empresa que busque en tu perfil.

La marca personal tiene un alto componente humano, no te voy a engañar, pero sin caer en lo cutre, mostrar la persona que eres y tu aspecto personal es importante pero no es lo único. La marca personal tendrás que trabajarla día a día si quieres conseguir resultados, tendrán que aparecer fotos personales, pero la de la cena de empresa en que te pasaste bebiendo te puede arruinar la imagen. No se trata de mentir, se trata de ofrecer la imagen personal de lo que haces y cómo lo haces, aportar valor a los demás y a ti mismo, esa es la clave, todo lo demás carece de interés.

2. Definir el tono con el que te vas a comunicar con tu entorno es fundamental. No es lo mismo que quieras hablar sobre medicina a un público interesado en productos naturales, que hablar sobre vehículos de carreras. Debe ser tu propio tono y ser siempre coherente, defínelo y ten siempre a mano tu manual. Por si te sirve de algo, en el entorno digital se suele hablar de forma directa y personal sin caer en lo vulgar. Te servirá elegir qué personaje vas a representar en el storytelling de tu marca, y mantenerte fiel en la forma de comunicar desde tu personaje a tu audiencia.

3. Define tu público objetivo: te va a parecer un disparate pero tienes que conocer a tu público objetivo mejor que a tu marido. Nunca sabrás suficiente sobre ellos y da igual que no pretendas vender nada, no estamos hablando de vender, estamos hablando de darte a conocer a personas o empresas que tienen interés en tu talento, que están interesados en conocer tu punto de vista sobre temas en los que tienes algo que ofrecer… Ese es tu público objetivo.

4.No estaría mal pensar en un logotipo, isotipo, imagotipo, isologo para tu marca personal, algo que te defina con un simple vistazo, que represente bien tus cualidades y valores y muy importante: con el color adecuado. Para elegir el color te vendrá bien conocer algunas “cosillas” de neuromarketing.

5. Tipografía: Si quieres ser coherente, como parte de la comunicación de marca deberías elegir una tipografía, que se adecue al contenido que publicas y mantenerte fiel en todos los soportes, es parte del desarrollo de tu identidad como marca personal.

6. Contenido: El contenido que vas a comunicar desde tu marca debe ser aquel que tu público objetivo busca habitualmente, el que le interesa y en el que tú tienes algo que aportar. Siempre debes tener en cuenta las necesidades y gustos, aficiones… de tu audiencia.

Y por último no te vendrá nada mal conocer algunas técnicas de Copywriter y saber cómo se debe escribir para el entorno digital:

  • Es fundamental establecer frases cortas y directas, no estamos para perder el tiempo.
  • Con verbos induces a la acción.
  • Evitar los excesos de adjetivos que saturan el texto de opinión y lo hacen pesado.
  • Los adverbios en su justa medida, si no quieres parecer un político.
  • Estructurar el texto para que sea posible y fácil una lectura rápida.
  • Escribir en mayúsculas equivale a gritar en el entorno digital, no lo olvides.
  • Las comillas se usan para citar a otros autores o cuándo estás usando fuera de contexto una palabra coloquial…
  • Con las negritas puedes destacar las ideas principales del texto a desarrollar y facilitar la lectura rápida.
  • La parte superior e izquierda del texto es lo que antes se lee, coloca adecuadamente el texto para que tus lectores vean primero lo que están buscando.
  • Subraya siempre los enlaces que usas para enriquecer el texto. Y si los pones en otro color mejor, así el lector sabe dónde encontrar la información adicional.

Existe más información al respecto pero siguiendo estas sencillas pautas te aseguras que estás escribiendo de forma adecuada. Lo importante es que tus seguidores encuentren fácilmente lo que buscan en lo que publicas, se trata de trabajar para que ellos lo tengan fácil, recuerda que eres tú el que se tiene que adaptar a ellos y no al revés.

Ya tienes definida tu marca personal y ahora lo siguiente sería:

  1. Definir un objetivo.
  2. Establecer un plan con acciones para conseguir tu objetivo en un determinado periodo de tiempo.
  3. Fijar unos indicadores para saber si se están cumpliendo tus objetivos. (Los indicadores clave de rendimiento -KPI- los voy a detallar en otro artículo futuro).
  4. Revisar el rendimiento y adaptar tu plan en función de los objetivos cumplidos.

Como siempre he intentado hacer un artículo sencillo y práctico para que puedas usarlo sin tener un máster en Marketing, ya está bien de tecnicismos, quedan muy bien pero  la mayoría de las veces sólo sirven para que se vanaglorie de conocimiento el que redacta el contenido. Recuerda una de las claves: eres tú el que se tiene que adaptar y conocer todos los tecnicismos, para poder hacer asequible la información a cualquier persona que necesite usarla revisando tu blog.

Una vez más recuerda, antes de publicar… revisa Apublicar, también para tu marca personal.

 

Asunción Sánchez Monclova

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *